Un debate para cambiar la Justicia

Un debate para cambiar la Justicia
  • 0
  • 0

por Guillermo Lipera para diario La Nación

 

En una iniciativa que valoramos, la Corte Suprema de Justicia de la Nación destacó la necesidad de generar un ámbito de discusión para consensuar los lineamientos de una política de Estado para la transformación de los poderes judiciales. A partir de esa convocatoria, el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires acercó propuestas por escrito y participó activamente en los debates. La importancia del tema es evidente, no hay república sin Justicia independiente y eficaz que garantice la tutela efectiva de los derechos de todos los ciudadanos.

Es indispensable avanzar en la digitalización de los expedientes judiciales a fin de facilitar el acceso por parte de los justiciables. Tal circunstancia brindará más transparencia a la gestión de los expedientes y facilitará el acceso a la Justicia por parte de la ciudadanía. También es central repotenciar la escuela judicial, dirigida a los aspirantes a jueces de primera instancia. No basta con el resultado exitoso en un concurso, resulta necesaria una capacitación técnica y crear mecanismos que permitan conocer el perfil de cada uno de los aspirantes -personalidad, capacidad de trabajo en equipo, y tantas otras aptitudes difíciles de apreciar mediante la celebración de unas pocas entrevistas-.

Duplicar los juzgados federales en lo penal es a estas alturas una necesidad ineludible. Las demoras están a la vista y es vital para nuestra democracia asegurar una mayor velocidad en la tramitación de los expedientes por corrupción. Otro aspecto relevante aquí es avanzar en la fusión del fuero Contencioso en lo Federal con el Civil y Comercial, a fin de lograr una mayor eficiencia y evitar planteos de incompetencia innecesarios.

Es el momento también de revisar la máxima que señala que el imputado puede mentir en la indagatoria impunemente. Respetar el derecho a no declarar sí, pero si elige declarar, debe hacerlo bajo juramento de decir la verdad.

Debemos también favorecer el acceso de la ciudadanía a la Justicia mediante la reducción del tiempo de las ferias judiciales y la modificación del horario de atención al público. Y para lograr una mayor celeridad en el trámite de los expedientes proponemos la limitación de las vías recursivas respetando la doble instancia.

Una reforma profunda de la ley para el Consejo de la Magistratura, superadora tanto de la actual como también de la anterior, no puede ser eludida. Al respecto, entre otras ideas, la nueva ley debería establecer que los representantes de los jueces y legisladores se dediquen exclusivamente al desempeño de sus tareas en el Consejo, para lo que deberán pedir licencia en los juzgados y cámaras respectivas.

Estamos convencidos de que vivimos un momento histórico en el que están dadas las condiciones objetivas para generar un punto de inflexión en materia de Justicia. Nos debemos un debate profundo, sincero, respetuoso y sin manipulaciones. Es un deber de toda la ciudadanía no perder esta oportunidad.

Presidente del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires


Comentarios

Comentarios