Informe vitivinícola: sin respuestas para un futuro complicado

Informe vitivinícola: sin respuestas para un futuro complicado
Por Redacción MendoVoz
  • 0
  • 0

Por Marcelo López

 

Finalmente el sector vitivinícola tuvo su encuentro con el Presidente de la Nación. Ya alguna vez dijimos que la industria del vino suele ser un espacio donde abundan la diplomacia y los buenos modales al estilo mendocino, por lo que todos afirmarán públicamente durante largo tiempo, la importancia de poder explicar ante el Primer Mandatario los problemas que atraviesan.

Sin embargo, la sensación no fue diferente de la que se llevó cada uno de los integrantes de la mesa en reuniones anteriores con funcionarios del Gobierno Nacional. Hay capacidad de escucha pero falta de respuestas o de decisiones.

De los puntos expuestos en la reunión -que duró no mucho más de una hora- el único que generó cierta atención por parte del Presidente y quedó agendado para estudio, es un cambio en las retenciones a las exportaciones. El sector pidió que, como incentivo y forma de mantener competitividad en los mercados internacionales, todo volumen exportado por sobre el promedio histórico quede exento del nuevo gravamen.

La industria está convencida de que es un momento para aprovechar y tratar no solo de recuperar mercados, sino también de poder colocar parte de los excedentes (que están entre los 8 y 9 meses a pesar de cierto dibujo que se hace desde el INV) en el exterior, pero también sabe -se planteó y no hubo respuesta- que el proceso inflacionario y la dolarización de gran parte de sus insumos se comerá rápidamente la competitividad recuperada en estos días de escapada del dólar.

La lista de reclamos que comentamos en este mismo espacio la pasada semana, fue elevada, los funcionarios tomaron nota una vez más y eso fue todo. Un productor graficó con algo de dolor la situación del sector: “La UVA sale en los diarios nada más que cuando se habla de los créditos hipotecarios. La verdadera uva no le interesa a ninguno de los que estaban en la mesa, ni del Gobierno Nacional ni del Provincial”. Otro, sumó una reflexión sobre la reunión en la Bodega Bressia: “Me fui con la sensación de que los funcionarios nacionales creen que la vitivinicultura argentina es solamente los vinos de alta gama y el nicho de exportación. No registran que eso solo es el 20 por ciento de nuestra industria”.

Pero la semana no se centró solamente en la reunión presidencial. El congreso del IAEF convocó a muchos personajes de la economía y las finanzas que mantuvieron varias reuniones y encuentros semi formales con representantes del sector vitivinícola. En esos encuentros sí se escucharon voces más críticas hacia las políticas macroeconómicas que están agobiando a las economías regionales y hasta se analizaron algunas ideas que en las próximas semanas podrían comenzar a cobrar forma.

Más o menos el mismo tiempo que habrá que esperar para que decanten las aguas, se tenga alguna certeza más del rumbo de la economía y quizás vislumbrar qué se puede esperar para un 2019 que seguramente será de los más duros en la historia de la industria vitivinícola.


Comentarios

Comentarios