Analia, la profesora que busca potenciar la acrobacia en tela

Da clases en el CEDRYS N°9 del barrio Las Compuertas, de Las Heras, y suma cada vez más adeptos en la zona.

Analia, la profesora que busca potenciar la acrobacia en tela Analia, la profesora que busca potenciar la acrobacia en tela

Fotos: Rubén Dario.

Por Cinthia Molina
  • 0
  • 0

Analia Coppolino, una joven madre de 33 años que conjuga sus días entre clases de Yoga y acrobacias en tela desde el CEDRYS N°9 del barrio Las Compuertas, de Las Heras, dialogó con MendoVoz y afirmó que la disciplina se ha convertido en una práctica que cada vez cobra más fuerza en el departamento.

En base a ello hizo referencia al cierre anual 2017 donde 76 alumnas lasherinas -de los diversos grupos que asisten- desplegaron sus números en las instalaciones de la Nave Cultural de Ciudad. Ello requirió de largos meses de preparación en las instalaciones del único espacio de la Comuna que imparte esta actividad, que comenzó hace dos años.

La profesora desarrolla su actividad en este espacio del barrio Las Compuertas, destinado tanto a nivel principiante como intermedio. Vale mencionar que la disciplina puede ser desarrollada desde los seis años y, gracias a la realización en este espacio comunal, cuenta con cuotas accesibles en referencia a los valores que se manejan en otros centros deportivos dedicados a ella.

En este diálogo, Analia hizo un repaso de lo que implica su desempeño como profesora de esta disciplina y comentó que “cuando me recibí de profesora de Yoga deseaba armar grupos de jóvenes, ya que es muy importante como actitud de vida, pero sinceramente costaba la adhesión de este grupo etario. Sin embargo, la situación es distinta con las acrobacias y eso me permitió descubrir que las dos van de la mano”.

Luego, continuó: “Aplicó muchas técnicas de Yoga para la realización de acrobacias ya que sostener el cuerpo en el aire requiere de la propia concentración y control”.

Además, en este contexto, se tomó un momento para expresar su punto de vista respecto de la actividad: “Mi recomendación es que cualquier persona que desee probar lo puede hacer, no es una actividad fácil a veces pero se puede intentar y no es necesario que ninguna persona se quede con las ganas de hacerlo. Tienen las puertas abiertas para sumarse”.

Para finalizar, y rememorando la muestra anual que realizó a fines de 2017, la profesora comentó: “Fue muy emocionante como profesora, ver que tu labor da esos frutos. Principalmente, ver tanta cantidad de gente que te sigue es muy gratificante y es algo que me hace seguir eligiendo lo que hago y el lugar en el que lo hago, porque desde el CEDRYS nos apoyan en todo lo que necesitemos y confían plenamente en este proyecto”.

 


Comentarios

Comentarios