Leo, de la calle a brillar con Los Wachines en “Pasión de sábado”

El relato de una historia atrapante, un chico de barrio que dejó atrás las dificultades para enfocarse en el 'querer es poder'.

Por Cinthia Molina
  • 0
  • 0

Una historia de superación y de que “querer es poder” representa hoy la vida de Leo Sánchez, un lasherino con una historia cargada de vaivenes que no se dejó vencer y cumplió su sueño abriéndose paso con su pasión por la música llegando a tocar en el reconocido programa de televisión “Pasión de sábado” con su banda Los Wachines.

El lasherino tiene 30 años y creció en el barrio Estación, tiene dos hijos, y una vida cargada de altibajos a los que cada día busca dar batalla a través de su ininterrumpida rehabilitación en Narcóticos Anónimos donde forma parte de un programa de doce pasos con una terapia que le permite mantenerse limpio luego de haber intentado este proceso en más de diez centros de atención.

Sin tapujos, Leo contó que “he estado 18 años con una adicción activa y hace un año y medio que recupere la libertad. Desde ese momento me enfoque en conformar este proyecto, además en la cárcel conocí a otro de los integrantes de la banda y allí surgió el compromiso real”.

“Cuesta muchísimo, el adicto no se recupera nunca y tiene que estar en tratamiento permanente. No me da vergüenza decirlo y el gran desafío es mantenerse en el camino”, relató con una clara muestra de dolor por lo atravesado.

A ese crudo relato, sumó: “Fui un drogadicto, sé lo que es dormir en la calle, estuve en la cárcel porque robaba para drogarme todo el día, sé lo que es tocar fondo por eso le digo a los chicos que están en una situación muy precaria -y que creen que no hay salida- que se puede. Hoy la música es mi consuelo, mi cable a tierra y pese a todo lo vivido estoy grabando discos y representando a la cumbia mendocina y de Cuyo”.

 

Los sueños de “Pasión de sábado”

La gran vidriera porteña siempre fue el anhelo del chico del barrio Estación, pero cada uno de sus traspiés hacía que esta ilusión fuera cada vez más inalcanzable.

Pero si de imposibles se trata este no sería el caso porque a mediados de agosto Leo y Los Wachines brillaron con su música en el programa de excelencia de la movida tropical en Argentina, saliendo para todos los “barrios bajos de Mendoza” -como dicen- por canal América. 

La oportunidad llegó gracias a su participación de la edición de Semillero 2018, un evento creado para impulsar a las bandas locales donde conocieron a Javier Segura, un artista que depositó su confianza en la agrupación y se puso al hombro las gestiones a la que denominaron “De la calle a Pasión”, ya que Leo -por ese entonces pasaba sus noches a la intemperie-. Así, y con la ayuda de diversos mendocinos, Los Wachines pisaron la pista del programa a mediados de agosto causando una impresión que les abrió de nuevo las puertas para tocar en octubre.

 

La banda de barrio que brilló

Los Wachines surgió hace 12 años atrás, pero comenzó a dar pasos firmes cuando desde el penal dos integrantes de la misma se comprometieron a concretarlo. Actualmente la agrupación está conformada por nueve integrantes, entre músicos, sonidistas y personas dedicadas a la difusión en las redes sociales.

El sueño nació en Las Heras, pero hoy está conformada por personas de distintos departamentos y han grabado cinco discos: “Para toda Mendoza”, “Exclusivamente para vos”, “Más en cana que nunca”, “Qué onda”, y el último material “Siempre para adelante” antes de que vea la luz la producción en la que se encuentran trabajando “Como tiene que ser”.

 

El apoyo de su gente

Siguiendo con su relato el cantautor quiso puntualizar en la posibilidad de que su tierra les abra las puertas a la dignificación a través del trabajo. Para eso proporcionaron un número de teléfono donde se pueden realizar contrataciones, 2614995929.

“La realidad es que los boliches mendocinos no nos contratan, y no programan presentación de bandas locales y en cierto modo hemos tenido que convertirnos en una banda de Buenos Aires pero aun así no tenemos trabajo”, finalizó Leo.

 


Comentarios

Comentarios