El #MeToo destapa el infierno de más de 25.000 mujeres en Túnez

Mediante el hashtag #EnaZeda (“Yo también”, en árabe magrebí) reunió esa cantidad de testimonios en apenas un mes y sigue analizando muchas denuncias más en proceso de validación.
domingo, 01 de diciembre de 2019 · 21:14

El movimiento a escala global denominado #MeToo posó sus ojos en Túnez y evidenció ante la opinión pública que "la pedofilia y el incesto están extendiéndose" ahí en todos los niveles de la sociedad, al extremo de que ni las mismas familias saben cómo enfrentar las violaciones, los abusos sexuales y los acosos.

Este grave panorama es reflejado por más de 25.000 testimonios de mujeres de todas las edades víctimas de algún tipo de abuso, que fueron recogidos en muy poco tiempo a través del debut del nuevo hashtag #EnaZeda (“Yo también”, en árabe magrebí).

También hay numerosas denuncias en proceso de verificación antes de ser difundidas desde que hace unas semanas comenzó la campaña, según el portal de la cadena BBC.

 

 

La gota que colmó el vaso para detonar las protestas fue un caso ventilado con la difusión de una foto del diputado tunecino Zuheir Makhlouf en pleno acto de masturbación adentro de su automóvil enfrente de un colegio secundario, de acuerdo con lo detallado por quien captó la imagen.

Aunque el parlamentario -quien goza de inmunidad- negó el hecho argumentando que por padecer de diabetes debe orinar en botellas cuando está lejos de un baño, la estudiante que lo fotografió aseguró que incluso ha padecido molestias sexuales por parte de él.

Fue así que se desató una ola de indignación que motivó a cientos de mujeres a hacer un mes atrás una llamativa protesta frente al Parlamento en Túnez para solicitar una investigación del caso.

 

El diputado tunecino Zuheir Makhlouf, denunciado por acoso sexual.

 

Cualquiera sea la verdad, la cuestión es que el nuevo hashtag #EnaZeda -creado por la organización feminista no gubernamental Aswaat Nisaa o La Voz de las Mujeres para dar espacio, anonimato y protección a las mujeres que testifican- se convirtió en el catalizador de la furia contra la violencia de género.

Y los testimonios volcados causaron la profunda conmoción de una población que antes no reaccionaba así ante tamaños atropellos a la dignidad humana.

Es por eso que Rania, moderadora de #EnaZeda, declaró ante la BBC: “Pedofilia e incesto están más difundidos de lo que nos gustaría admitir. Muchas, muchas familias esconden algo y muchas de ellas ni siquiera saben cómo lidiar con problemas de este tipo”.

Los apuntados como abusadores no reconocen estamentos, ya que se trata de empleadores, colegas, cónyuges, padres, hermanos, primos, vecinos y hasta el comerciante del barrio.

Todo esto ocurre en un país que en el 2017 adoptó una ley sobre violencia de género de la cual presumen que es la más avanzada en todo el mundo árabe, aunque no rige porque nadie regula su implementación. La norma es considerada progresista porque obliga al investigador a no cerrar nungún caso y a continuar con las indagaciones por más que la víctima retire su denuncia.

Valorar noticia