La Justicia obligó a desembarcar inmigrantes en Italia

Contra la voluntad del vicepremier Matteo Salvini, del barco Opens Arms bajaron 27 menores en Lampedusa.

Por Ansa Latina
  • 0
  • 0

LAMPEDUSA- Un fallo de la Justicia italiana lo determinó, el vicepremier y ministro de Interior Matteo Salvini lo aceptó y los 27 menores inmigrantes náufragos a bordo del Open Arms finalmente desembarcaron hoy en Lampedusa.

Salvini anunció hoy que permitiría -contra su voluntad- el desembarco de los menores de edad que llevaban 17 días a bordo del barco de rescate de la ONG española cerca de la costa italiana. "Hago esto contra mi voluntad" y solo "porque me lo ha pedido el primer ministro", Giuseppe Conte, dijo Salvini en un mensaje escrito.

Poco después, 27 menores no acompañados -los otros dos están acompañados y por lo tanto no se ha autorizado su evacuación- pisaron tierra italiana en una operación llevada a cabo por agentes de la Guardia di Finanza y los guardacostas italianos.

La operación fue supervisada por el fiscal adjunto de Agrigento (Sicilia), Salvatore Vella.

El premier Conte le había enviado por segunda vez una carta a Salvini urgiéndole a permitir desembarcar inmediatamente a los menores, a lo que el líder de la ultraderechista Liga respondió que tomaba nota y que, a pesar de no estar de acuerdo, lo iba a acatar.

"Como otro ejemplo de colaboración leal, tomaré medidas para que no haya obstáculos a que se ejecute esta orden", dijo Salvini, en medio de las tensiones con el gobierno y pocos días después de demandar una votación de desconfianza en el Parlamento contra Conte.

La organización Open Arms había advertido antes que la situación a bordo de su embarcación era "insostenible" tras 17 días sin encontrar puerto, luego de rescatar a los náufragos inmigrantes en el Mediterráneo.

A bordo hay "peleas y discusiones constantes" entre los pasajeros, creando tensiones "insostenibles" y "a partir de hoy no nos podemos sentir responsables ni garantizar la seguridad de las 134 personas ni los 19 voluntarios de la tripulación, que están secuestrados en el Open Arms, porque ya es imposible mantener la calma", dijo en un video Oscar Camps, fundador de la ONG.

"En cualquier momento se desata una acción colectiva y no podremos detenerla", advirtió, temiendo un motín a bordo.

Una embarcación de la Guardia de Finanzas trasladó a los menores desde el Open Arms al puerto de Lampedudsa. Se trata de 13 eritreos, cinco sudaneses, dos de Chad, dos de Gambia, un ghanés, un niño de Mali, un nigeriano, un etíope y un egipcio.

En tanto, autoridades italiana realizaban una inspección sanitaria y de higiene a bordo del Open Arms.

El chequeo lo realizaban miembros de la policía y el Poder Judicial, y médicos de la oficina de salud marítima, por orden de la fiscalía de Agrigento. (ANSA)


Comentarios

Comentarios