El G20, en medio de la crisis, la "tormenta" de Macri, la inflación y la corrupción

En su peor momento, el Gobierno recibe a líderes entre protestas sociales y un escándalo por aportes ilegales de campaña.
sábado, 21 de julio de 2018 · 11:04

BUENOS AIRES- La directora del FMI, Christine Lagarde, llegó a la cumbre del G20 en Argentina en el peor momento de la gestión de Mauricio Macri, jaqueado por una "tormenta" social y económica agravada por un escándalo sobre aportes ilegales de campaña de la alianza oficialista Cambiemos.

"Atravesamos una tormenta, pero mantenemos el rumbo", dijo Macri después de que su jefe de Gabinete, Marcos Peña, anunciara que se "vienen meses de más contracción y mayores dificultades" para los argentinos.

Lagarde desembarcaba ayer en Buenos Aires para participar en la cumbre de ministros de Finanzas y presidentes de los bancos centrales del G20. Por la noche cenaba con Macri, quien acordó con el FMI un préstamo de 50.000 millones de dólares para poner un freno a una crisis cambiaria que hizo disparar la cotización del dólar de 20 a 28 pesos en pocos meses.

Esta "tormenta", que amenaza con convertirse en "perfecta", desató una nueva carrera inflacionaria con un índice proyectado del 30% este año, frente al 17% que esperaba el gobierno.

La minicumbre del G20 cayó en el momento más complejo en la gestión de Macri, aquejado por una baja en su imagen y una inflación que él mismo se encargó de minimizar en su campaña electoral. "La inflación es la demostración de tu incapacidad para gobernar. En mi gobierno, la inflación no va a ser un tema", prometía en el 2015.

Los ministros del G20 se reunían este fin de semana en Buenos Aires en medio de nuevas protestas sociales y gremiales frente a un gobierno que es jaqueado en varios frentes.

Inflación, corrida cambiaria, un severo ajuste pactado con el FMI y una difícil situación social agravada por un aumento de la pobreza, según el Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), pusieron al Gobierno en una difícil situación en el último tramo de su mandato.

Para el analista político Rosendo Fraga, "el segundo semestre se ha iniciado y, como era previsible, la situación social se hace más dura".

Pero, en los últimos días, el Gobierno sumó a este combo un escándalo de corrupción que amenaza con propinarle un nuevo golpe, en especial entre su núcleo de votantes, ya que asumió con un discurso que pregonaba un cambio, honestidad y un fuerte combate a la corrupción, un mal endémico en la vida cotidiana del país.

La Justicia investiga aportes falsos a la campaña electoral de la alianza oficialista Cambiemos en la provincia de Buenos Aires en las elecciones de 2017, en lo que parece ser un caso de "lavado de dinero".

En la lista de "aportantes" figuran dirigentes que negaron contribuciones monetarias, así como personas carenciadas, que viven de planes sociales, en la misma situación. Incluso, muchas personas se enteraron de que habían sido afiliadas compulsivamente por Propuesta Republicana (PRO), el partido de Macri y puntal de la coalición Cambiemos.

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, espada política del oficialismo, se vio obligada a echar a la contadora general de la Gobernación, Fernanda Inza, amiga personal y extesorera de campaña. Vidal es la presidenta del PRO bonaerense.

La oposición, en tanto, piensa en las elecciones presidenciales de 2019 y advierte que lo peor aún no llegó. "La tormenta no empezó. Las metas (pautadas con el FMI) son incumplibles, salvo que hagan un ajuste delirante. Vamos hacia un callejón sin salida", alertó Alberto Fernández, exjefe de gabinete de Néstor Kirchner (2003-2007) y referente del Frente Renovador peronista.

Valorar noticia

Otras Noticias