Informe vitivinícola: La pelea por el sillón de (la calle) San Martín

viernes, 08 de noviembre de 2019 · 07:00

Por Marcelo López

 

Decidido el resultado electoral las expectativas comienzan a concentrarse en nombres y medidas. No caben dudas que un nuevo periodo se abre y que los nombres propios también marcan posiciones y formas de encarar los complejos tiempos por venir.

Uno de los temas sobre los cuales las expectativas están posadas es la conducción del INV. Al igual que con la embajada en Chile, desde el mismo lunes después de conocido el resultado electoral San Juan comenzó un arduo trabajo de lobby. Los hombres sanjuaninos quieren hacer valer los buenos resultados electorales y acercaron por los menos dos nombres: el del actual ministro de la producción Andrés Diaz Cano y el del vicepresidente del INV Marcelo Alos, enfrentado durante casi toda la gestión al presidente del Instituto.

San Juan siempre esta anotada en la pelea del INV aunque termina prevaleciendo la historia vitivinícola de Mendoza y su ascendente como emblema del vino argentino. Pero esta vez la política y los resultados electorales pueden meter la cola y le abren la puerta a la posibilidad de que por fin un sanjuanino aterrice en el edificio de la calle San Martín.

El peronismo mendocino en tanto no esta dispuesto a ceder, juega su partido y  también acerca nombres a la mesa de las decisiones. Un sector apuesta a Omar Parisi el ex intendente de Luján de Cuyo, de razonable relación con una parte del sector por su origen y presencia política en la primera zona vitivinícola.

Otro nombre que aparece en la lista es el del ex ministro de Turismo Javier Espina que trabó buenas relaciones con el sector durante su gestión y con amplios conocimientos de lo que es una de las fortalezas hoy de la vitivinicultura internacionalmente; el enoturismo. A su favor cuenta que mantiene una excelente relación con la nueva oposición a través de Omar De Marchi con quien colaboró estos años en Luján.

Con buena llegada a la política porque fue funcionario de gobiernos justicialistas y el beneplácito del sector premium y exportador de la vitivinicultura aparece Martín Hinojosa, si bien no es un nombre que caiga mal en el nuevo oficialismo no es menos cierto que su principal apoyo dentro de la industria jugo muy mal en el proceso electoral y por más que quieran ahora quemar aquella foto con Miguel Angel Pichetto el recuerdo queda. Sin embargo, Hinojosa cuenta a su favor un amplio conocimiento de la realidad de la vitivinicultura de Mendoza desde su propia producción en el Valle de Uco.

A estos nombres el sector de la industria con mejor llegada al nuevo gobierno, de hecho ya hubo reuniones informales, suma un tapado guardado en un sobre lacrado. Lo único que se sabe es que es alguien con importante actividad productiva e institucional en la industria vitivinícola

Quién prevalecerá es un misterio, la danza de nombres ya esta en marcha y mucho dependerá de qué pase con Agroindustria a nivel nacional, si vuelve a ministerio o no y quien será definitivamente el que conduzca la nueva etapa.

Más de