¿Manejar? ni en pedo...

¿Manejar? ni en pedo...
  • 0
  • 0

 

Por Guillermo Giaquinta, especial para MendoVoz *

 

Ya somos varios los que coincidimos en que el auto no llegó para mejorar la vida del hombre.

Está a la vista. Contamina, enferma y mata, como mínimo.

También destruye familias.

Dicen que el automóvil es un invento diseñado para un conductor/a ideal, que conozca todas las normas de tránsito y las cumpla, que esté cien por ciento concentrado/a a la hora de conducir.

Que sea diestro/a en el manejo de situaciones normales e imprevistas.

Ese conductor/a no existe!!!

Cuando el arte de manejar se convierte en un hábito (pongámosle a los dos meses de conducir regularmente) ese hábito se convierte en el primer enemigo.

Uno se sube al auto pensando en lo que tiene que hacer, en lo que no hizo ayer, en lo que le va a decir al que va a ver, y ve y ve. Ve peatones, ve carteles, ciclistas, motociclistas, perros, semáforos, luces de stop, guiñes, gente que quiere cruzar a mitad de cuadra, niñitos que sueltan la mano de la madre, escucha la radio, putea a los oyentes fachos que sacan al aire y frena, acelera, pone cambios, maneja.

Sumale el bendito celular… (que, dicho sea de paso, deberían inventar una aplicación que lo deje en “modo manejando” y no lo puedas usar a no ser que te detengas en la banquina).

¿Qué está prohibido usar el celular mientras manejás?  Jajajajaja

¿Han notado que es un indicador de economía pujante que se fabriquen más autos?

Una contradicción más en esta tarea de ser humano.

¿Y la resistencia a la tolerancia cero al alcohol?

Si resulta que hasta el gobernador está debatiendo si se puede manejar o no después de chupar…

Algunos pensamos que al auto hay que tenerle miedo.

Manejar con miedo a chocar, miedo a matar, miedo a matarnos. Un miedo que nos tenga alertas y no esa tontería que nos han vendido del “placer de manejar”.

Algo hay que hacer.

*Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas del autor.


Comentarios

Comentarios