Panorama vitivinícola: Convulsionados

Te dejamos la columna vitivinícola de todo lo que pasó el sector en la última semana.
viernes, 03 de enero de 2020 · 00:08

Por Marcelo López

Especial para MendoVoz

El fin de año llegó convulsionado a Mendoza, no hace falta repasar en esta columna vitivinícola todo lo que pasó en la última semana, pero sin mencionarlo porque sus derivaciones se esparcen a todas las actividades.

No pocos referentes y bodegueros se enojaron mucho con los flayer y publicaciones mezclando el vino con el cianuro, son cosas que hacen muy mal porque se viralizan rápidamente y el consumidor de aquí o de cualquier parte del mundo no tiene la información completa y menos en un mundo donde la imagen supera por amplios cuerpos a la palabra. “Anda a explicar después a los mercados internacionales que era un flayer de ambientalistas en medio de un conflicto de una ley que ya no existe” se preocupo un bodeguero del Este que su teléfono se había inundado de esas publicaciones.

Pero las esquirlas también llegaron a la política, la designación del titular del INV parece haber entrado en un cono de sombras. La influencia de la política mendocina en el entorno de Alberto Fernández entro en una especie de frízer. La esperanza de que la Embajada en Chile continuara en manos de un mendocino quedó desvanecida con la designación del excanciller Rafael Bielsa y los sanjuaninos empezaron a presionar fuerte ante la revolución de las calles mendocinas por quedarse con el INV ante el silencio de radio del Ministro de Agricultura y del entorno presidencial.

Mientras tanto aquí en Mendoza todo también pasó a segundo plano y los dirigentes de las diversas entidades también se llamaron a silencio. Ven un panorama complicado para cuando llegue la cosecha. No hay un solo síntoma que el precio de la uva se valla a recuperar, y mucho menos el del vino, que a pesar del leve repunte de consumo que comentamos aquí sigue con un stock de por lo menos 10 meses en las bodegas mendocinas

Si bien todo parece tomado por el debate ambiental, recuperada la calma se espera que las definiciones nacionales, no solo del INV sino de política económica comiencen a despejar el panorama para arrancar formalmente las conversaciones con el Ejecutivo Mendocino para la próxima cosecha.

En el sector son consientes que no se podrá esperar mucho del Estado de Mendoza esta campaña, la situación económico-financiera no es para tirar manteca al techo y políticamente las cosecha coincidirá con la paritarias estatales que se anticipan muy duras ante la anunciada desaparición de la clausula gatillo. Como expresó uno de los habitués de las mesas vitivinícolas “es ilógico pedir plata mientras se ponen duros con los sueldos, ni hay espacio para tirar más leña al fuego”

Y a propósito de estos tiempos convulsionados, la vitivinicultura y el agro deberán poner las barbas en remojo, se instaló en Mendoza definitivamente un debate profundo sobre el uso del agua y todos deberán aportar su cuota de racionalidad y esfuerzo para un bien que se derrocha en demasía en este desierto.