Estaremos siempre en contra de las operaciones especulativas

viernes, 31 de julio de 2020 · 08:01

Por la Asociación de Viñateros de Mendoza

Como anticipo, el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) dio a conocer un dato muy alentador: tras crecer 5,1% en todo el 2019, los despachos de vino fraccionado al mercado interno cierran el primer semestre del 2020 con un aumento interanual del 6,9% acumulado (enero-junio). En paralelo, las exportaciones en volumen siguen creciendo. En todo el 2019 (enero a diciembre), las ventas al mundo de vinos fraccionados argentinos acumularon un aumento del 3,3%, mientras que los vinos a granel subieron 36,4% anual y el mosto o jugo concentrado de uva creció 32,1%. La tendencia a la recuperación se acentuó y en el primer semestre del año (enero – junio) las exportaciones en volumen de vinos argentinos crecieron 51,9%, con aumentos del 3,1% en fraccionados y del 153,9% en el vino a granel. Por su parte el mosto tuvo una expansión del 15,6% interanual en igual período.

Situación esta que marca a las claras que, al seguir disminuyendo el stock, el precio del vino se va tonificando. Resulta nuevamente que estos números, son rebatidos por un informe de Bodegas de Argentina donde intentan nuevamente influir sobre las expectativas e impedir que el precio que se paga al productor se recupere y suba a niveles acordes al valor de mercado. Por el contrario, apelando a información sin fuente ni procedencia conocida, niegan los informes del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) y pretenden demostrar una constante caída en los niveles de facturación con el propósito evidente de agravar la difícil situación que venimos atravesando los productores primarios en los últimos años.

Ya en febrero, manifestábamos las operaciones mediáticas que realizaban desde el grupo Peñaflor, a través de su gerente instalado en un escritorio en Buenos Aires, anticipando una cosecha muy por encima en producción de lo que ya estaban mostrando las estimaciones con el objetivo de incidir en las expectativas del mercado, proyectar una mayor cosecha de uvas a la que realmente tuvimos para pauperizar el precio de la producción primaria y el vino.

Ya en su momento manifestábamos como institución un incipiente crecimiento en el consumo de vinos, un aumento notable de las exportaciones y una cosecha entre un 20% y 25% menor a lo que había sido la Vendimia 2019. Números todos estos que eran reconocidos por el INV e instituciones serias del sector, pero seguían desconociendo algunas bodegas, puntualmente la Dirigencia de Bodegas de Argentina, con viles intereses de atacar la institucionalidad y pretender expoliar al productor, desinformando y pagando lo menos posible. Atribuyéndose de paso la representatividad del sector, cuando en realidad sabemos que no es así.

También basta recordar el pedido de esta entidad, Bodegas de Argentina, al Ejecutivo Nacional de liberar del congelamiento de precios a los vinos embotellados varietales y mantener sin actualizar los vinos de mesa. Situación que también denunciamos oportunamente por el perjuicio que esto traía a la gran mayoría de pequeños productores y sobre todo a los de la zona Este de Mendoza.

 

Nuestra postura: la defensa de los productores

En un contexto de crisis generalizado con una feroz caída en el nivel de actividad, hablar de baja en la facturación “en moneda dura”, pérdida de inversiones y amenazas contra el empleo en la actual situación de la vitivinicultura argentina, donde con mucho esfuerzo desde todos los sectores se está logrando una recuperación, nos parece de los más bajo y peligroso.

Denunciamos categóricamente esta maniobra repetida y constante de desconocimiento a los números oficiales o rebatiéndolo con otros datos poco claros, pues nos parece nefasto y no tiene otro fin que pagar lo menos pasible al productor a fin de seguir incrementando su ganancia a costa nuestra.

Valorar noticia