Panorama vitivinícola: ¿Hay retorno?

viernes, 31 de julio de 2020 · 10:08

Por Marcelo López especial para MendoVoz

La vitivinicultura es una de las tantas producciones agrícolas de alto riesgo. En apenas una madrugada con una helada o 10 minutos con granizo pueden dejar al productor con sueños deshechos y la promesa de una buena cosecha transformada en una tragedia.

En estos días donde todo parece el doble de complicado, la dirigencia de la vitivinicultura logró lo mismo que el granizo: transformar una buena noticia en un verdadero desastre. El sórdido escándalo desatado entre los actores de la grieta vitivinícola no tiene demasiados antecedentes. Hasta ahora los nombres propios, los protagonistas, solo los largaban en las mesas de café. Pero esta semana se atrevieron a ponerlos en un papel y generan una pregunta ineludible: ¿hay retorno?

 

Los números

Como lo adelantamos, el  Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) dio a conocer el fuerte aumento en los despachos de bodega tanto en mercado interno como externo. No es lineal con el crecimiento de consumo porque el despacho de bodega tiene unas serie de condimentos y eventualidades, pero evidentemente el mercado interno va en línea con el fenómeno que se registra en el mundo de los consumidores que ante la pandemia tienen y aprovechan más ocasiones de descorchar un vino en casa.

Sin embargo, esos datos que ya se difundieron reiteradamente y motivaron mucha expectativa en gran parte de la industria y desataron cierta esperanza en los productores de mejorar el precio de sus vinos o posicionarse mejor ante la próxima cosecha por la baja de los stocks desató una guerra increíble. Cuando la mayoría del sector pensaba en cómo consolidar el crecimiento y recuperar mercados, Bodegas de Argentina salió con un comunicado -mostrando un estudio realizado por una comisión recientemente creada en su seno- a denunciar que no hay nada que festejar porque sus asociados -a pesar del aumento de despachos- llevan cinco años consecutivos de baja en el precio medio del vino y en la facturación de sus bodegas.

La semana pasada también adelantamos que los datos positivos del INV iban a dejar ganadores y perdedores porque el tractor de la mejora en el mercado interno son los vinos genéricos y lo que se conoce como entry level y el mercado externo, el vino a granel, es el que realmente hace la diferencia en el volumen de exportaciones.

Los números no son malos ni buenos, lo que no es modificable es la realidad y -tal como lo venimos sosteniendo hace mucho tiempo- la política “premiunización” de los mercados internos y externos y las políticas que se llevan delante de promoción en el exterior generaron imagen y prestigio pero no consumo; y lo que se vende no es imagen sino vino.

Los consumidores internos y externos reconocen y hablan loas del Malbec argentino, pero a la hora de comprar importan granel para fraccionarlo en los países de destino o de la góndola del supermercado eligen vinos genéricos en tetra o botellones.

 

Una pelea

El cuestionamiento permanente de la conducción de Bodegas de Argentina a la Coviar ya tiene cientos de centímetros y minutos escritos y dichos. Sí sorprendió por la dureza la respuesta de la Asociación de Viñateros de Mendoza -que fue consultada con otras instituciones- donde ya directamente acusa a una empresa de manejar a su antojo a la tradicional entidad de la calle Rivadavia.

Los viñateros aseguran que "ante la operación mediática de los formadores de precios que amenazan el sacrificio de todo un año de trabajo, no cederá en su tarea de brindarles a los productores información certera y la férrea defensa de la cultura del valor de nuestra producción. El evidente incremento del consumo debe ir acompañado de la tonificación del valor de las uvas y vinos". 

Y aseguran que “ya en febrero, manifestábamos las operaciones mediáticas que realizaban desde el grupo Peñaflor -a través de su gerente instalado en un escritorio en Buenos Aires- anticipando una cosecha muy por encima en producción de lo que ya estaban mostrando las estimaciones con el objetivo de incidir en las expectativas del mercado, proyectar una mayor cosecha de uvas a la que realmente tuvimos para pauperizar el precio de la producción primaria y el vino". 

Además, recuerdan el pedido de Bodegas de Argentina al Ejecutivo nacional de liberar del congelamiento de precios a los vinos embotellados varietales y mantener sin actualizar los vinos de mesa. 

Definitivamente será difícil que el nivel de confrontación tenga retorno. Una pésima noticia en un momento en el que se abría una esperanza.