Panorama Vitivinícola

Botellas: un problema sin solución que comienza a preocupar mucho

viernes, 8 de octubre de 2021 · 08:40

Por Marcelo López, especial para MendoVoz

La vitivinicultura a pesar de sus problemas sigue siendo uno de los referentes indiscutidos a nivel nacional como modelo de desarrollo y proyecto.

Dos situaciones lo reflejan claramente; primero fue tomada como ejemplo por varios dirigentes y comunicadores a la hora de comentar la presentación del proyecto de Ley de Desarrollo Agroindustrial y el jueves durante los festejos de los 130 años del Banco Nación no solo varias bodegas y proveedores de la industria fueron premiados sino el que el propio presidente del Banco, Eduardo Hecker, anticipó el apoyo de la institución al plan de desarrollo hasta llegar a los 1.000 milllones de dólares en exportaciones de la cadena vitivinícola.

Un objetivo que se muestra alcanzable y del cual ya hemos hablado pero que sufrió complicaciones inesperadas, de las que también ya hemos escrito, como son la falta de botellas y los problemas logísticos y de falta de containers que está sufriendo el comercio internacional a nivel mundial.

Lo cierto es que las semanas pasan y las soluciones al tema de la falta de botellas no aparecen y los tiempos se acortan irremediablemente.

La fabrica nacional aún no pone en marcha en nuevo horno y no hay confirmación de cuando lo hará. En tanto la que depende la multinacional francesa sigue produciendo al mínimo y no termina la recuperación después del incendio que afecto su planta y profundizo al máximo los problemas que ya existían. La concreción de una importación desde Europa del Este por parte de una empresa chilena que llegaría recién a fines de noviembre es apenas un granito de arena en un desierto para la necesidad que hoy tiene la industria. Además, si Cattorini pone en marcha rápidamente el horno nuevo que se espera, la solución será parcial porque seguramente la empresa atenderá primero la demanda de sus clientes tradicionales, actitud absolutamente lógica.

El sector y el Gobierno de Mendoza siguen trabajando en encontrar soluciones que ayuden a paliar una parte del problema. Este jueves, el vicegobernador, autoridades de Economía y técnicos de ProMendoza y de las principales bodegas exportadoras se reunieron para analizar una serie de muestras que llegaron desde España y que podrían ser una posibilidad para achicar las necesidades.

Mientras el ministro Enrique Vaquié continúa las gestiones con los ministerios nacionales para eliminar temporalmente el arancel de importación y la tasa estadística que significaría un ahorro del 13 por ciento en la importación del vital elemento.

Uno de los técnicos que participó de la reunión, Tomás Borgo, gerente de Operaciones de Fecovita, aseguró que “La industria está frente a un riesgo muy importante de desabastecimiento de botellas que va a pegar muy fuerte en el consumo final de año y es muy valioso el aporte que se está haciendo desde el Gobierno. Hoy con estas muestras nos centramos en definir 4 o 5 que son los caballitos de batalla de cada uno de los segmentos: súperalto, premium, alto, medio, bajo, espumante y alguna variante en 500 cm3, abarcando toda la gama que usa el 95% de toda la industria de Mendoza para el mercado interno y externo”.

Mientras tanto casi a la misma hora de la reunión se conocía el informe de las exportaciones del mes de septiembre que consolidan la tendencia de la caída del volumen exportado, pero con la continuidad del aumento de los despachos de vino fraccionado. En el noveno mes del año las exportaciones totales perdieron un 11,9 por ciento respecto al mismo mes del año pasado. El granel cayó un 39,2 % mientras que los fraccionados crecieron en sus exportaciones 4.6 puntos.

Será interesante esperar los números de octubre y noviembre para ver hasta dónde la crisis del vidrio y el transporte afecta o no el desempeño en el mercado externo

Habrá que seguir esperando para ver por dónde aparece una solución que apremia.