Opinión: Con la vista puesta en el fin de año

sábado, 25 de junio de 2022 · 08:24

Por Marcelo López, especial para MendoVoz

La semana fría con los ingenieros ya recorriendo nuevamente los viñedos preparando la poda y ya pensando la planta para la próxima vendimia cerró con una buena noticia. Después de varias semanas de tensiones y dudas finalmente se confirmó el financiamiento para el programa de lucha contra la Lobesia.

Finalmente, según adelantó el miércoles el colega Pablo Pérez Delgado y efectivamente después confirmó el titular del INV, Martín Hinojosa, el Ministerio de Agricultura aportará el equivalente al 45 por ciento del presupuesto del programa -unos 665 millones de pesos-. En tanto que la provincia aportará, a través del Iscamen, poco más de 800 millones de pesos. El monto total estará aproximadamente un 20 por ciento debajo de lo previsto, pero según las autoridades de Economía de la provincia se podrá cumplir con el objetivo.

Además, desde Nación (según confirmó el ministro Enrique Vaquié) llegarán otros 150 millones de pesos para el Seguro Agrícola y unos 300 millones de pesos para pequeñas obras hídricas en los distintos oasis productivos de la provincia.

Mientras en esta semana que se inicia se deben conocer los despachos de bodega al mercado interno de mayo y hay varias expectativas y apuestas sobre cuál será la información final. Los que no son buenos son los datos de consumo en góndola. Como ya lo veníamos anticipando todas las consultoras que trabajan los datos de las grandes superficies coinciden en que el consumo está a la baja, algo que parece corroborar las vastas ofertas que inundan los supermercados y cadenas de vinotecas.

Los números de mayo no serán definitivos, habrá que ver cómo se comporta junio y julio con la liberación de los nuevos vinos; pero en general la opinión de la industria es que será un año tirando a regular que, en un mundo cambiante con problemas económicos globales y un fenómeno inflacionario inédito en los países desarrollados, hasta podría ser considerado un relativo éxito.

Pero para cerrar el balance del año falta mucho y en el mercado interno no son pocos los que están esperanzados en un fin de año que arrancará antes por culpa de la inédita fecha en la que se jugará el mundial. Un empresario del sector gastronómico confesaba en estos días que está preparando ya sus estrategias para noviembre, reforzará los sistemas de delivery propios, la recepción de pedidos y sus cocinas. Comidas y bebidas nunca fallan en eventos como este y, además, empalma con las fiestas lo que cierra un círculo perfecto. El mismo empresario aseguraba en ronda de amigos que, por lo menos, en la gastronomía y en lo que tiene que ver con las alternativas de bodegas, enoturismo y enogastronomía se nota una interesante recuperación y los fines de semana se está trabajando muy fuerte.

El regreso del turismo (sobre todo brasileño) y el anuncio de la vuelta, desde noviembre, de tres frecuencias semanales directas desde Lima y la desaparición de restricciones desde otros destinos cimientan la esperanza de una buena temporada invernal y una mejor primavera verano para el sector del enoturismo que, además, cada vez gana más importancia como unidad de negocios ya sea en las bodegas chicas o grandes.

Más de