Urgente: el chico atacado por rugbiers sufre una nueva complicación

El último parte médico del adolescente detectó una anormalidad en las vértebras del cuello y le realizarán un estudio.
martes, 19 de octubre de 2021 · 13:15

El adolescente que fue atacado salvajemente por una patota de rubiers en Luján de Cuyo aguarda por un estudio importante para definir la fecha de una cirugía. 

Marcelo Borgna, su padre, le comentó a MendoVoz que en el último parte médico emitido este martes al mediodía, los profesionales médicos recomendaron llevar a cabo una resonancia magnética, luego de que se detectara un problema en unas vértebras del cuello, donde "una estaría más baja que la otra", según el testimonio.

Esta situación puede afectar la columna vertebral. En la actualidad continúa la internación en la Clínica de Cuyo (Ciudad) con collarín cervical. Esta tarde, se desarrollará el estudio y mañana sabrán cómo sigue el proceso.  

La víctima presenta múltiples fracturas de rostro. Gentileza.

La familia aguardaba con esperanzas este último parte médico para proceder a la internación domiciliaria, a modo de que el chico pueda retornar a la casa, mientras evolucionan las heridas para poder ser intervenido quirúrgicamente

El joven fue atacado a golpes en el rostro lo que le ocasionó múltiples fracturas. La operación no puede realizarse hasta tanto no desinflamen los hematomas producidos.

El otro punto a tener en cuenta en lo que respecta a la salud del menor, es que por el momento y producto de los golpes, uno de los nervios fue obstruido. Por ende, no posee sensibilidad en todo el hemisferio derecho de la cara, incluidos los labios. Esa sensibilidad debería retornar con la operación, pero hay un riesgo mínimo de que se pierda.  

También leer Una patota de rugbiers agredió salvajemente a un adolescente en Luján

Sin embargo, Borgna aseguró que su hijo "está bien" y que están muy conformes con la atención que le brinda la Clínica de Cuyo, donde se encuentra internado.

La causa

El padre de la victima confirmó que su hijo ya declaró en el marco de la causa, y sus amigos, presentes en la noche y testigos, hicieron lo propio. Los agresores, dos mayores de 19 y 20 años, fueron identificados pero hasta el momento no se ha dictado ninguna orden de detención.