Piden que el Caso Próvolo sea considerado crimen de lesa humanidad

Sergio Salinas, querellante de las víctimas sordas del Próvolo, se presentó ante el Tribunal de La Haya.
miércoles, 11 de octubre de 2023 · 08:31

Querellantes en las causas por los abusos sexuales cometidos a menores en el Instituto Antonio Próvolo, exigieron, junto a demás abogados, activistas y sobrevivientes, y ante el Tribunal de La Haya, que estos delitos sean considerados “crímenes de lesa humanidad”.

Leer también Caso Próvolo: quedó firme la condena del exjardinero por abuso sexual

Sergio Salinas, querellante de las víctimas sordas del Próvolo, exigió “que los abusos en el Próvolo, así como también otros casos de abusos eclesiásticos ocurridos y denunciados a nivel mundial sean considerados crímenes de lesa humanidad”.

Salinas, miembro de la agrupación Xumec, fue designado representante de América Latina de la ONG ECA Global, desde donde expusieron ante autoridades de la Corte Penal Internacional sobre el caso de abuso eclesiástico por el que ya fueron condenados dos curas en Mendoza.

En ese contexto, pidieron que se lo considere un crimen de lesa humanidad y volvieron a reclamar colaboración a la Iglesia.

“Al mundo le interesa que esto se frene. No puede seguir habiendo abusos contra niños y por eso reclamamos en Roma, en Ginebra y en el tribunal de La Haya, y, como representante de América Latina, recobramos casos de víctimas de diferentes lugares levantando la generalidad, y la sistematicidad”, explicó.

Solo en Mendoza, y en parte, hubo justicia. En el Próvolo de La Plata no hay nada, en Chile nada, en Colombia nada y ahora recientemente en Canadá han aparecido mil niños muertos enterrados abusados bajo la impunidad de la Iglesia, más otros mil en Suiza”, resaltó Salinas.

Mientras tanto, el próximo 18, miembros del Tribunal Penal Colegiado 2 de Mendoza, donde se desarrolla el tercer juicio por abusos sexuales cometidos a menores hipoacúsicos en el Instituto Próvolo de esta provincia, dictarán sentencia a las ocho imputadas por abusos sexuales y omisión de denuncias de abusos, entre las cuales hay dos monjas.