Rescatan a mendocinos y turistas varados en la zona de Papagayos y el cerro Arco

La gran crecida aluvional de los cauces secos registraron grandes y peligrosas correntadas de agua durante la tarde del viernes en toda esta zona del piedemonte mendocino.
lunes, 12 de febrero de 2024 · 08:10

Este sábado y domingo, la Dirección Provincial de Vialidad (DPV) consiguió romper el aislamiento de turistas europeos y puesteros que habían quedado varados al oeste del circuito de Papagayos; como así también, junto a la Municipalidad de Las Heras, se pudo habilitar el camino del cerro Arco para rescatar los automóviles atrapados en la playa de estacionamiento, perteneciente a quienes habían ido a recorrer el cerro el día viernes.

Leer también Asignan banco a estudiantes de Secundaria que aún no fueron inscriptos

La gran crecida aluvional de los cauces secos registraron grandes y peligrosas correntadas de agua durante la tarde del viernes en toda esta zona del piedemonte mendocino, desde El Challao hasta el barrio La Favorita. 

Ante la situación, los hombres y equipos de Vialidad provincial tuvieron que abrir y reconstruir una huella de 15 kilómetros, que les demandó todo el sábado, desde la zona de La Favorita y el circuito de Papagayos hasta la zona de puestos y la estancia San Ignacio para abrir el camino a los puesteros y a los turistas que estaban en la estancia. 

Trabajos de despeje en el piedemonte.

El jefe de Zona Norte de la DPV, Diego Giménez, precisó que “primero, la Municipalidad de la Capital nos pidió colaboración para auxiliar a los puesteros ubicados atrás de La Favorita, aislados por las crecidas, razón por la que hacía varios días que no se les podía llevar agua y era urgente reponer ese servicio”.

“A eso se sumó -continuó- el pedido de ayuda de la cónsul de México, María Landa, dueña de Estancia San Ignacio, ubicada en la misma zona, que estaba aislada con cuatro turistas, dos holandeses y dos ingleses”. 

Varios autos quedaron vararon por el desborde de cauces.

Giménez indicó que “en esta zona tuvimos, además, que acondicionar los caminos de los distintos puestos que están dispersos en estos parajes”.

El sábado, en la tarde noche, empezaron a llegar los pedidos a la DPV para que interviniera en el cerro Arco, a fin de rescatar a los vehículos que quedaron en la zona tras las crecidas y habilitar el camino para asistir a los puestos que hay allí. 

Los trabajos en el cerro Arco se extendieron durante todo el domingo, luego de reconstruir el camino que había desaparecido donde el paso del agua había dejado un gran socavón de dos metros de profundidad y varias decenas de metros de ancho. 

Trabajos de despeje en el piedemonte.

El domingo a la mañana hubo que rescatar un auto y una camioneta, que intentaron cruzar por el lecho del cauce que había hecho el aluvión y quedaron atrapados en el fango que todavía estaba blando. 

“La tarea consistió en buscar material seco (áridos) en la zona, cargarlos a los camiones y volcarlos en la zona del socavón para ir reconstruyendo la traza desaparecida”, detalló Giménez. 

Unos días antes, el martes pasado, ya se había tenido que reconstruir el camino al cerro Arco por otro socavón que se formó por las tormentas con crecidas de la noche anterior, y que días después volvió a desaparecer con la nueva creciente.