Alfredo Cornejo: “Me gustaría que los mendocinos reeligieran a este equipo"

Los temas que el gobernador detalló a MendoVoz en una entrevista al cumplir su tercer año como mandatario.

Por Redacción MendoVoz
  • 0
  • 0

Por Walter Gazzo y Julieta Gulino

El gobernador de la provincia de Mendoza, licenciado Alfredo Cornejo, recibió a MendoVoz en su despacho del cuarto piso de la Casa de Gobierno para hacer un largo repaso de su gestión gubernamental. Se habló de salud, educación, seguridad, del futuro MendoTran, de los intendentes y sus municipios y los candidatos a sucederlo.

A continuación, lo mejor de esa charla:

-Lleva 3 años como gobernador. Hace 2 años atrás también nos sentamos acá porque había cumplido su primer año y había más expectativas que realidades. Frente a su último año de mandatario, ¿cómo será el último de su gestión?

-Nada cambia de un momento para otro. Se requiere su tiempo, su maduración… Entiendo que estamos bastante mejor en materia de administración del Estado que hace 3 años atrás cuando lo recibimos pero estamos bastante lejos del óptimo de cómo deberíamos funcionar.

A los gobiernos provinciales hay que calificarlos por el manejo de Estado, no de la economía y la política económica porque eso depende de Estado nacional. Haciendo esa evaluación, después de 3 años, estoy moderadamente conforme con progresos en el plano de los tangibles y de los intangibles.

-Hablemos de los tangibles

- Hay cambios notables entre lo que funcionaba antes y lo que funciona hoy. No está óptimo pero está mucho mejor en cualquier área que uno valore. Puedo dar muchos ejemplos. Me gusta dar ejemplos sencillos para que se entienda: cuando iniciamos la gestión el Hospital Central no funcionaban los ascensores y hoy hicimos toda una remodelación para que funcionen de la mejor manera y para que el hospital funcione para la comunidad.

El Hospital Central tiene tecnología que no tiene nada que envidiarle al sector privado. Por eso estamos construyendo la guardia y consultorios externos que son sumamente necesarios. Hacía años que no se trabajaba en ese nosocomio. Y esto lo podemos repetir en todos los hospitales de la provincia.

En el área de Seguridad pasaban cosas insólitas como que había 10.000 policías y sólo 1.500 chalecos antibalas, que estaban vencidos. Era algo espantoso. Tampoco había chalecos para las mujeres. Hoy todos tienen sus chalecos antibalas.

Doy más ejemplos: cuando asumí el gobierno los pocos móviles policiales que estaban en pie cargaban combustible en una estación de servicio de Maipú y se daban cosas insólitas como que los móviles de Tunuyán tenían que ir a cargar nafta a Maipú y se gastaban la mitad del tanque en ese trayecto. Hoy, los móviles que son nuevos y equipados con cámaras interiores y exteriores. Tenemos entre 250 y 300 móviles patrullando en el gran Mendoza las 24 horas. Y cargan combustible cerca de su lugar de prestación.

Cuando empezamos la lucha antigranizo era un desastre no teníamos aviones ni bengalas y hoy tenemos 4 aviones y estamos combatiendo grandes tormentas graniceras qué son las que destruyen la producción mendocina. También tenemos un seguro agrícola que a los propietarios de menos de 10 hectáreas se les paga en caso de contingencia climática.

En estos tres años hemos mejorado en todos los servicios sustantivos del Estado y con la misma fuerza que digo esto también debo decir que no estoy de todo conforme. Hay cosas que se deben optimizar. Pero creo que hay un clima de trabajo en el Estado mucho mejor que el que teníamos al principio de nuestra gestión. La gran mayoría de los empleados públicos entendió que es un servidor público y eso ha creado un clima de trabajo bastante interesante que le sirve a los mendocinos.

-Cuando se encuentra con un vecino, ¿le reconocen la tarea o siguen existiendo reclamos?

-Debo decirte que tengo una vida social más común que lo que uno se imagina. Es relativamente normal y voy a muchos lugares tomo café, camino por las calles y me reúno con amigos y la gente se arrima para felicitar y reconocer algunos logros pero muchos también se animan para criticar y apuntar cosas que faltan. Algunas son de coyuntura como los 180 días de clases. Pero siempre los reclamos se han hecho con muchísimo respeto. La mayoría de los problemas que me presentan son económicos y es algo que a veces nos escapa a nosotros pero destacó que es con mucho respeto, que está en la parte de los intangibles. Hay un respecto al gobernador que se había perdido en los últimos años.

Hacer cambios requiere de autoridad. Hay una particular intención en los intereses de las personas. ¿Quién quiere que le aumenta el pasaje de ómnibus?, ¿quién quiere que le aumente la tarifa eléctrica?, ¿quién quiere que le cambie el recorrido del transporte? Hay un interés particular legítimo y la clave de un gobierno o de los líderes están en la autoridad de representar el interés general tratando de mantener la autoridad. Hay que poner en caja el interés particular porque si no alguien paga ese costo y generalmente cuando eso ocurre, nos sale muy caro a todos.

-Se viene un año muy político...

-Se vienen las elecciones para todos los cargos intendentes gobernador y vice y también elegiremos presidente y los cargos nacionales. Es un año que tiene mucha convulsión política pero creo que con 35 años de democracia la gente ya se habituó a que votar sea un trámite más es algo normal y habla bien del pueblo argentino.

-¿Cuál es su deseo para el año que viene?

-En principio, mi deseo para el año que viene es terminar la gestión con los mendocinos conformes con el gobierno. Mi máximo deseo es que Mendoza esté mejor que cuando yo lo tomé y creo que lo podemos lograr (salvo que haya una hecatombe en el año 2019). En lo personal espero seguir contando con el respeto y la aprobación que me han dado los mendocinos porque vale recordar que los últimos dos gobernadores han terminado muy desprestigiados. Y, por último, me gustaría que los mendocinos nos dieran una reelección; no a mí porque tengo un impedimento constitucional pero si a este equipo de gobierno, que tiene gente que puede gobernar por 4 años más. Bien puede ser alguno de nuestros ministros o algunos de nuestros intendentes. Veo muy entusiasmado a Martín Kerchner y también al intendente Rodolfo Suárez. Tienen fuerza y aplomo, tienen planes de obras y conocen de gestión. Por supuesto que me gustaría mucho que se reelija este equipo.

 


Comentarios

Comentarios