Montero quiere dejar una mujer en la vicegobernación

En una charla con MendoVoz, aseguró que los trabajos que ha realizado deben tener al frente alguien del género femenino.

Montero quiere dejar una mujer en la vicegobernación
Por Emilia Agüero, para MendoVoz
  • 0
  • 0

La vicegobernadora de la provincia, Laura Montero, en dialogo con MendoVoz contó cuáles son sus expectativas para el último año frente al cargo que le ha generado tantas alegrías y dolores de cabeza, proyectos a futuro, y la necesidad de dejarle su puesto a alguien del género femenino.

 

Mujeres al poder

Mientras se rumorea que el gobernado Alfredo Cornejo busca a un hombre, más precisamente, uno de los intendentes que dejará su cargo este año, para que acompañe en la fórmula provincial a Rodolfo Suárez, intendente de Capital, como vicegobernador. Entre ellos, los nombres más fuertes hasta el momento fueron: el lujanino Omar De Marchi, quien ya confirmó que no renunciará a su candidatura a la gobernación, y Mario Abed, jefe comunal de Junín.

Montero, por su parte, busca que la fórmula del elegido por Cornejo sea una mujer. Según la presidente de la Cámara de Senadores de la provincia, para muchos de sus proyectos y trabajos realizados durante estos 3 años ha sido fundamental la presencia de una mujer en la toma de decisiones, más aún, en las de compromiso social y de igualdad.

“Me gustaría dejar una vicegobernadora en mi lugar para darle continuidad a la gestión, alguien de mi equipo, que sabe exactamente cómo manejar esto”, señaló Montero y explicó el porqué de su postura: “Es fundamental la presencia de una mujer en puestos de decisión, por eso he impulsado tanto todas las iniciativas que han tenido que ver con equidad, en los ámbitos de representación sobre todo. Por eso, he pedido mujeres en la Corte (Suprema de Justicia de Mendoza), mujeres en los puestos de decisión, he impulsado que en cualquier ámbito de poder haya mujeres. Hay que darles protagonismo a las mujeres, porque es un nuevo milenio, la sociedad cambió, tenemos un formato completamente distinto, somos el 50% de la población, y no puede ser que nosotras seamos interpretadas por los hombres. Nosotras necesitamos un espacio en los lugares de decisión, donde si tenemos que pensar una ley de licencia por maternidad, por ejemplo, no sean los hombres los que lo piensen por nosotras sino que tengamos la injerencia directa sobre estos temas”.

Si bien la postura de Montero es firme y clara, sabe que su propuesta esta complicada, teniendo en cuenta que el Gobernador busca una fórmula con dos intendentes salientes, para las PASO provinciales del 9 de junio.

“Vamos a esperar a este fin de semana (por Carnaval) para que se tranquilicen las cosas y ver qué pasa. Por mi parte, estoy insistiendo con que tiene que ser una mujer y de mi equipo, pero entiendo que hay que armar un espacio que sea potente a la hora de la competencia electoral, en un año que es complicado, y donde los intendentes pechan bastante”, resaltó.

 

Este año entrega el mandato

Luego de 3 años de intenso trabajo y polémicas, Montero asegura que vive su cuarto y último año como vicegobernadora con “mucho entusiasmo y optimismo”.

“Lo vivo con mucho entusiasmo, poniendo como el broche final a algo que empezamos con una planificación muy ajustada, con un concepto de administración muy prolijo que ha dado sus frutos. Gracias a esto pudimos hacer un ahorro significativo para llevarlo a Legislatura, a dar la máxima transparencia y calidad en las gestiones. Esto es: poner expediente electrónico administrativo, legislativo; montar la Legislatura abierta y acceso a la información pública;  ahorrar lo suficiente y trabajar con un 20% menor al que recibís. Sin embargo, sobre ese presupuesto menor, hacer un edificio de 11 niveles, lo que va a ser muy bueno, porque hemos hecho mucho para que la Legislatura sea transparente, abierta a la participación ciudadana, y que hemos convocado tanto, como a los innovadores y jóvenes mendocinos”.

 

Proyectos a futuro

Si bien, Montero plantea que cumplió un ciclo frente a puestos públicos, no cerró del todo la puerta para futuras propuestas.

“Desde el principio quise sacar la reforma de la Constitución, por lo que me autoexcluí de cualquier cosa, sino no era aséptico el proceso que yo proponía en búsqueda de la reforma de la Constitución. Esto implica que no se pueden hacer reformas cuando uno tiene intereses. Igual, no doy por descartado que podamos hacer algo en las elecciones y someter a votación alguna ley”, concluyó la vicegobernadora.


Comentarios

Comentarios