El relato de un médico mendocino que afronta la pandemia en España

Gabriel Rivas es maipucino y trabaja con las urgencias en Andalucía."Para ganarle al virus hay que empezar a actuar en otra fase", indicó.
lunes, 23 de marzo de 2020 · 10:06

Son miles los argentinos que residen en Europa y que tienen que enfrentar la pandemia lejos de sus afectos. Incluso, hay quienes le dan pelea al virus ayudando a salvar vidas. Uno de ellos es el mendocino, Gabriel Rivas, quien se recibió de médico en la Universidad de Mendoza y ejerce su profesión en España. 

El joven de 28 años es oriundo de Maipú y hace un poco más de un año que se instaló en el viejo continente. Actualmente vive en Granada y se dedica a la atención de emergencias hospitalarias y extrahospitalarias. Su tarea es trasladar pacientes en estado crítico y lo hace en distintas provincias de Andalucía. Es por ello que por día recorre alrededor de siete hospitales y vive de cerca el avance del coronavirus. 

Gabriel dialogó con MendoVoz y comentó que está pendiente de lo que sucede en Argentina, y especialmente en la provincia. Es por eso que, desde hace algunas semanas, se propuso comunicar a través de sus redes lo que pasa en España para concientizar a sus compatriotas. 

España no escapa mucho a la situación de Mendoza, solo está un poco mejor. No estamos tan mal. Pero acá se están contagiando muchos médicos y enfermeros porque no hay recursos. Nos hemos quedado sin respiradores, sin mascarillas y sin elementos de protección. Por más que se tomen mil medidas, por un contacto indebido o un roce en la cara, estás contagiado”, comenzó Rivas. 

“Para ganarle a esto considero que hay que empezar a actuar en otra fase. Es momento de pensar que hay que preparar los hospitales y al personal sanitario. No hay sistema de salud que aguante esta situación”, comentó el profesional. 

Además, consideró que hay una gran diferencia en las condiciones laborales de los médicos. “En España se los está sobreexigiendo, pero trabajan ocho horas por día, tienen cuatro guardias al mes y un sueldo que les permite alquilar un departamento y vivir. En Argentina los residentes ya están explotados, hacen doce o catorce horas diarias y ocho guardias al mes. ¿Cómo le pedís a una persona que trabaja en esas condiciones que de más?”, manifestó con preocupación. 

“Desde Europa se están dando las herramientas para anticipar a las personas y al Gobierno nacional y provincial para que actúen a tiempo”, sentenció. 

 

El trabajo con los pacientes con coronavirus

El mendocino trabaja con las urgencias hospitalarias y extrahospitalarias, por lo que le ha tocado trasladar a pacientes con coronavirus. Y contó que para esos casos utilizan un Equipo de Protección Individual (EPI), el mismo que se usa para los pacientes con ébola, y comentó que están escaseando debido al aumento de casos positivos en ese país.

Para buscar a una persona que contrajo el virus, siguen una serie de pasos para prevenir el contagio. Es un proceso que dura aproximadamente tres horas y en el que arrancan por la preparación de la ambulancia -siguiendo el protocolo para evitar la suspensión del virus en el aire- y después se visten ellos colocándose el EPI. 

Luego, se dirigen al hospital e ingresan por una entrada diferenciada para llegar al sector donde se están internados los pacientes que contrajeron el virus. Finalmente, preparan a la persona que tienen que trasladar a otro centro asistencial, a quien deben “empaquetar”, para evitar el contagio.  

Comprometido con su profesión

Desde un primer momento, el joven mostró su preocupación con el avance de la enfermedad y con lo que pueda ocurrir en Argentina. “Estoy ejerciendo como médico en España, y mi deber como profesional y como ciudadano es ayudar a los pacientes donde sea que esté. Pero, soy argentino y la única forma que tengo de ayudar, ya que no puedo hacerlo desde mi profesión, es transmitiendo el mensaje de lo que sucede acá, con anticipación”, dijo Rivas.  

Y agregó: “Este no es un momento de hablar de política, de religión, ni nada. Sino para que todos nos unamos como sociedad. Acá no hay color político, en esta estamos todos juntos. Me pareció totalmente oportuno lo que hicieron tanto a nivel nacional como provincial y considero que gracias a esas medidas son pocos los casos en Mendoza. Las personas tienen que quedarse en sus casas y tomarse en serio lo que pasa”. 

Sin embargo, pudo sacar algo positivo de todo esto y es que a partir de esta situación, mantiene un contacto más fluido con su familia y sus amigos, quienes lo entienden y apoyan. “Salgo de trabajar y estoy solo. No voy a negar que me hubiera gustado pasar esta situación con mi familia, pero tampoco se me cruzó por la cabeza irme cuando todo empezó”, cerró el maipucino.