José de San Martín, el gran gobernador intendente de Cuyo

No es una fecha más en el calendario de Argentina, ni tampoco en Sudamérica: hoy conmemoraremos el 170o aniversario de la muerte del general José Francisco de San Martín, padre de la Patria y libertador de gran parte del continente.
lunes, 17 de agosto de 2020 · 08:25

Hoy, la Argentina y el mundo recordarán, a 170 años del fallecimiento en Boulogne Sur Mer (Francia), al general José Francisco de San Martín.

La evocación histórica tiene profundas significaciones para todos los mendocinos.

El arribo de San Martín a la provincia se dio en setiembre de 1814, en vista de asumir como gobernador intendente y jefe del Ejército de los Andes para concretar la libertad de América.

Para eso puso en práctica un plan continental que consistía en la formación de un ejército para auxiliar a los revolucionarios de Chile y derrotar a los realistas en Perú, el centro del poderío español.

Marcial y afable

Tenía 36 años y se instaló con su esposa, María de los Remedios Escalada, en una modesta casa ubicada a dos cuadras de la plaza principal, en la actual calle Corrientes 343. Su figura marcial y su trato afable cautivaban.

Su estatura era de aproximadamente 1,70m, pero impresionaba porque siempre estaba erguido.

Los terruños que lo recibieron apenas llegaban a los 14.000 habitantes, como San Luis, con 17.000, y San Juan, con 13.000.

Previsor y disciplinado

Edmundo Correas, el historiador mendocino más prestigioso de 1900 y primer rector de la UNCuyo, dijo al respecto: “Desempeñó todas las funciones de gobierno: fue Poder Ejecutivo, legislador, juez, edil y jefe militar. Además, diplomático y político. No obstante la extensión de su poder, no lo desempeñó como déspota. En todas las funciones demostró las características de su personalidad: previsor, disciplinado, virtuoso, infatigable, creativo, apasionado por la libertad”.

Iniciativas admirables

Las normas que dictó, los bandos que firmó y las iniciativas que materializó son admirables. Dos siglos después siguen tan vigentes como en 1814-1816. Entre ellas sobresalen estas:

• Precios máximos: protegían a los consumidores de las extralimitaciones de los abasteros y fijaban precios máximos a la carne.

• Educación: sostenía que debe transmitirse en forma humanista y sin azotes, los que fueron prohibidos.

• Campo social: reglamentó las relaciones entre patrón y obrero para evitar abusos. Y contenía a las mujeres con problemas creando un correccional y asignándoles la confección de uniformes.

• Lucha antirrábica: para evitar que se extendiera la rabia ordenó que los perros sueltos que estuvieran en la ciudad y los alrededores fueran sacrificados.

• Vacunación obligatoria: estableció la inmunización obligatoria y masiva contra la viruela, porque consideraba que era el único medio para evitar los estragos de la enfermedad.

• Urbanización: les pidió a los vecinos que blanquearan los frentes de sus viviendas y colocaran piedras lajas o ladrillos en sus veredas. Además, para evitar que los transeúntes fueran estorbados, prohibió colocar rejas o construir columnas fuera de la línea de pared.  Y recordó que el barrido y el regado de veredas y frentes debían hacerse los sábados por la tarde, para que “luego pasen los carretilleros recogiendo la basura”.

Feriado nacional

Cada 17 de agosto se conmemora el paso a la Inmortalidad del General José de San Martín, regido por la Ley N°27399. Se trata de un feriado trasladable, es decir, su fecha se puede mover dentro del calendario más allá del día en el que suceda.

Otras Noticias