Qatar 2022: usarán inteligencia artificial para detectar el off side

La pelota tendrá una unidad de medición inercial. Además, contará con 12 cámaras instaladas bajo la cubierta de cada estadio.
viernes, 1 de julio de 2022 · 14:16

La FIFA anunció que durante el Mundial de Qatar 2022 se empleará la tecnología semiautomatizada e inteligencia artificial para la detección del fuera de juego, con el objetivo de agilizar y tener resultados precisos a la hora de tomar decisiones.

Para determinar el off side, una de las claves estará en la pelota, ya que la misma en su interior contará con una unidad de medición inercial -IMU, por sus siglas en inglés-, la cual enviará un paquete de datos 500 veces por segundo a la sala de video, lo que permitirá detectar con absoluta precisión el momento exacto en el que se golpea.

Además, este novedoso método contará con el respaldo de doce cámaras instaladas bajo la cubierta de cada estadio para captar los movimientos del balón y hasta 29 puntos de datos de cada jugador que se tomarán 50 veces por segundo.

De esta manera, con la mezcla de datos de seguimiento de las extremidades de los jugadores y de la pelota y mediante la inteligencia artificial, la nueva tecnología suministra un aviso automático a la sala de video siempre que reciba una pelota un atacante que se encontraba en posición antirreglamentaria en el momento en que su compañero jugó el balón.

Por su parte, para corroborar el momento exacto del último pase, el equipo arbitral de video comprobará manualmente la acción con los datos, así como la línea de fuera de juego también creada automáticamente y basada en las posiciones de las extremidades del jugador que el sistema calculó y posteriormente le informará al árbitro principal ya que todo el análisis será en cuestión de segundos.

 

 

 

Esta nueva implementación traerá también consigo una animación de repetición que se exhibirá en el estadio y los simpatizantes podrán estar al tanto de las decisiones que tomó el cuerpo arbitral.

La idea de la FIFA era comenzar en 2020 con las primeras pruebas, pero debido a la pandemia de COVID-19 se tuvieron que posponer hasta principios de 2021. Se probó en algunos torneos de la FIFA como la Copa de África y la Copa Mundial de clubes.