Murió el célebre director de cine Alan Parker

viernes, 31 de julio de 2020 · 15:04

El director de cine británico Alan Parker, autor de clásicos como El expreso de medianoche, Evita o Fama, murió a los 76 años, según informó este viernes una portavoz del cineasta. La fuente explicó en un comunicado enviado en nombre de la familia que Parker falleció tras una "larga enfermedad".

Parker, el hijo de una familia de clase trabajadora del barrio de Islington, en Londres, empezó su carrera audiovisual lejos de las salas de cine. La publicidad fue su primer oficio detrás de las cámaras. El viaje hacia el cine lo llevó a hacer una escala en la televisión, antes de debutar con Bugsy Malone, un proyecto aparentemente delirante que era, a la vez, una historia de gángsters y un musical protagonizado exclusivamente por niños (Jodie Foster estaba en el reparto). A pesar de que la idea sonaba extravagante, la película ganó un nombre para Parker, que dos años después se encontró con la historia más importante de su carrera.

La música y la cultura pop fueron alimento frecuente en la carrera de Parker. Además de Fama, su firma se encuentra en películas como The wall (1982), una historia basada en la música de Pink Floyd en la que se volvían a los mezclar elementos expresionistas, a veces con aires de ópera. También había mucha música en The Commitments (1991), una película completamente diferente: pequeña, casi independiente, llena de sentido del humor y de realismo, basada en una novela de Roddy Doyle. En aquella historia, Parker inventaba una banda de soul dublinesa y tabernaria que casi alcanzaba el éxito. Casi pero no, aunque, al final, todo el mundo terminaba de buen humor.

En medio hubo más cine. Arde Mississippi (1988) tuvo también la virtud de tomar un tema insólito en el cine comercial de la época: el retrato del racismo en el sur de Estados Unidos y la pelea por los derechos sociales. Si El expreso de medianoche dejó un mensaje conservador de desconfianza sembrado en los años 80, Arde Mississippi tuvo el efecto contrario: abrió el marco de la discusión. 32 años después, muchos espectadores aún recuerdan a Gene Hackman y a Willem Dafoe, dos agentes del FBI a los que el destino convierte por casualidad en luchadores contra el Ku Klux Klan , escapando de las siniestras antorchas.

Más de

Otras Noticias