¡Goleando por un sueño: la Libertadores!

Godoy Cruz hizo historia al escribir una página grande ante San Lorenzo y es el único escolta de Boca hasta que juegue Talleres. La clasificación a la Copa, más posible que nunca.
domingo, 08 de abril de 2018 · 12:48

Bendito sea ese despertador que sonó y despertó a los hinchas de Godoy Cruz pasaditas las 10 de la mañana. Les dio tiempo justo para lo necesario: ir a comprar las tortitas a la panadería de la vuelta y regresar mientras el agua hervía para los mates. Bendito sea porque levantarse temprano un domingo para vivir semejante alegría es algo que jamás olvidarán: Godoy Cruz escribió una página grande en historia tras golear a San Lorenzo ¡5 a 0! en el Nuevo Gasómetro.

La mañana del domingo empezó de manera inmejorable para el Tomba, que a los 9' ya ganaba 1 a 0 porque Caruzzo quiso despejar y la metió en contra. Godoy Cruz, que manejó la pelota muy bien en el PT, exprimió al máximo las falencias de un San Lorenzo que lejos estaba de llegar jugando bien a este encuentro, pero que hoy fue un desastre total. 

Cardona a los 15' y el Morro García tres minutos más tarde pusieron al Tomba rápido en la portada online de los diarios de todo el país. El equipo de Diego Dabove goleaba al Ciclón y comenzaba a marcar hitos estadísticos jamás registrados, tanto para el Expreso como para el Ciclón.

Abecasis desde media distancia con complicidad del arquero local, Navarro y el Morro de vuelta, pero ya en el ST, decretaron la goleada que dejó al Tomba como único escolta de Boca (anoche perdó 2-1 ante Defensa y Justicia). 

El Tomba marcó cinco goles de visitante por primera vez en la máxima categoría del fútbol argentino y el Morro García llegó a los 11 y es uno de los goleadores de la Superliga. 

Godoy Cruz trepó a 43 puntos y quedó a siete de Boca (que en la próxima visita a Independiente) y esperará por el partido de hoy entre Talleres de Córdoba (si gana, le arrebatará el 2° puesto) y el Rojo, que desde las 17.45 jugarán un encuentro clave también por la clasificación a la Libertadores.

El equipo de Dabove fue una tromba, bailó al equipo de Tinelli y se anima a todo. ¿Por qué no seguir soñando?

 

Valorar noticia