Realizarán un homenaje a Saulo Rojas

La cita es el próximo sábado 15 desde las 10, en Terrada y Puerto Ushuaia (barrio La Gloria de Godoy Cruz).

Realizarán un homenaje a Saulo Rojas Realizarán un homenaje a Saulo Rojas

Saulo y su mamá Miryam.

Por Redacción MendoVoz
  • 0
  • 0

Saulo Rojas era un joven mendocino que en el 2013, a sus 23 años, murió a causa de la violencia institucional ejercida en la comunidad terapéutica San Camilo (Buenos Aires). En la actualidad, su madre Myriam Lucero exige Justicia e impulsa un proceso judicial que pronto se concretará en un juicio oral y público además de haber logrado la clausura permanente del lugar.

A seis años del hecho, sus familiares y amigos se reunirán en el barrio que vio crecer a Saulo, para homenajear su memoria en torno a diversas actividades artísticas populares y actividades de promoción de derechos para los chicos. La cita es el próximo sábado 15 desde las 10, en Terrada y Puerto Ushuaia (barrio La Gloria de Godoy Cruz) 

Quienes asistan podrán participar de la realización de mural, actividades recreativas, además de disfrutar del espectáculo de murgas y un rico chocolate caliente. También habrá asesoría jurídica sobre derechos de los chicos, información de prevención en consumos problemáticos y controles generales de salud.

Su historia

Saulo Rojas fue un joven mendocino que como tantos luchó contra su consumo problemático de drogas. Los últimos meses de su vida los vivió en la comunidad terapéutica San Camilo, de Pilar, provincia de Buenos Aires. El 14 de junio del 2013 fue hallado sin vida en una celda de aislamiento de ese lugar. Durante cuatro años la causa que investiga su muerte estuvo paralizada pese a la insistencia de su madre Myriam Lucero. Hoy, gracias a su persistente lucha, se aproxima la fecha del juicio oral y público contra los responsables.

La investigación periodística de Pablo Galfré y el accionar del Grupo de Litigio Estratégico (GLE) permitieron develar tremendos hechos de torturas, abusos y abandonos ocurridos contra los jóvenes internos de esta institución. Así se develó que a Saulo el día de su muerte le habían negado medicación fundamental para su supervivencia, lo encerraron en una celda de aislamiento con rejas, paredes revocadas y una ventana sin hojas ni vidrio. 

En el 2017, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) inspeccionó la Fundación San Camilo y, tras constatar "torturas y abusos sexuales", la denunció ante la Justicia y pidió su cierre. 

Hoy hay imputados en la causa. Su madre promete Justicia, y pide que los culpables reciban sentencia ejemplar para que deje de naturalizarse la violencia institucional sobre los jóvenes que transitan supuestas rehabilitaciones en centros de muerte.

La historia de Saulo inspiró la investigación que el periodista Pablo Galfré plasmó en su reciente libro “La comunidad" (Editorial Sudestada).


Comentarios

Comentarios