Larga disputa entre vecinos y el Arzobispado por un terreno

La Comuna donó un predio que pertenecía a las familias fundadoras del barrio Bancario. Hoy quieren construir una capilla.

Por Alejandra Jorba @alejorbatweet
  • 0
  • 0

Una vieja disputa con el Arzobispado de Mendoza mantiene en vilo a los vecinos del Barrio Bancario 6 de Noviembre, de Dorrego. Se trata de la pelea por la pertenencia de un terreno ubicado entre las calles Zeballos, Dorrego y Ciudad de La Plata, convertido hoy en un espacio verde.

El conflicto comenzó hace más de 20 años, durante la gestión municipal de Jorge Pardal, quien -con la complicidad de unos pocos habitantes de la zona- le cedió ese espacio a la Iglesia para construir una capilla, sin contemplar que los terrenos habían sido comprados en la década del ‘60 por las 192 familias fundadoras del barrio.

MendoVoz se acercó hasta el lugar y dialogó con Gloria García, una de las socias más activas de la Unión Vecinal Barrio Bancario 6 de Noviembre y presidenta de la Biblioteca Popular Daniel Talquenca.

“Todo empezó cuando un grupo minoritario de vecinos, a escondidas y sin aviso, con el aval del por entonces sacerdote de la parroquia Asunción de la Virgen, buscó firmas en barrios aledaños para reflotar un expediente que solicitaba el terreno con el fin de donarlo al Arzobispado para la construcción de una capilla”, comentó la dirigente.

“Luego, tres o cuatro familias en connivencia con el Municipio pactaron secretamente la entrega”, añadió García, quien aseguró que la Municipalidad ha perdido los expedientes en los que figuraban los fundadores del barrio como propietarios. “Tenemos la seguridad de que alguien los ha robado en forma intencional, porque no puede ser que esos expedientes no existan”, dijo.

Al total del predio que ocupa hoy el barrio Bancario lo compraron en 1967 entre todos los vecinos, quienes habían conformado una cooperativa de viviendas. “Del total de la viña que había, se dividió el terreno para las viviendas, para el bulevar y para tres espacios que tenían como finalidad ser ocupados por una escuela, una plaza y un espacio verde. Luego, ese último lugar se trabajó con el Municipio como un espacio necesario para evacuación en caso de terremoto”, explicó Gloria.

El terreno en conflicto tiene cerca de 1.900m2 y la valuación actual es de unos $10 millones, aproximadamente.

“En 2001 cedieron el terreno y aparentemente está escriturado a nombre del Arzobispado. En noviembre del año pasado nos llamaron a una audiencia de conciliación y nos ofrecieron dividir el terreno, pero lo que queremos los vecinos es que quede como espacio verde comunitario y no ceder ni un centímetro de tierra”, subrayó la presidenta de la biblioteca Talquenca.

“No estamos en contra de la Iglesia, acá somos todos católicos, pero tenemos siete iglesias en un radio de ocho cuadras y queremos que ese lugar siga siendo para esparcimiento”, agregó la vecina.

 

“Alguien tiene que responder por nosotros”

Según comentó Gloria, aún no está dado el fallo final de la Justicia, pero falta muy poco para que eso suceda y los pronósticos no son alentadores.

Por este motivo, hace unos días acudieron a la banca del vecino que ha dispuesto el Concejo Deliberante de Guaymallén para comentarles el problema a los ediles y tratar de recibir algún tipo de ayuda.

 “Habíamos pedido una audiencia con el intendente. Nosotros queremos que él nos reciba porque es un derecho cercenado por el Municipio y se tiene que hacer cargo el Municipio”, expresó García. Y añadió: “Sabemos que el intendente no está en contra nuestro pero necesitamos que nos escuche porque queremos que busque los elementos legales necesarios para que el terreno que nosotros pagamos, vuelva a nosotros”.

Asimismo, explicó que están buscando un abogado que los acompañe en este último tramo del litigio, porque el que los representaba ha tomado un cargo en el Poder Judicial y no puede seguir gestionando.

“Nos han dicho que la definición a favor del Arzobispado es inminente y después que se defina eso, nosotros tendremos que accionar. Alguien tiene que responder por nosotros”, cerró la señora, visiblemente angustiada.

 

Buscar un punto de acuerdo

MendoVoz se comunicó con el intendente Marcelino Iglesias, quien aseguró que están trabajando para resolver el problema. “No le doy audiencias a nadie. Los vecinos están en permanente contacto con la persona que he designado, que es la doctora Marcela Amarillo (directora de Asuntos Legales)”, manifestó.

“Fuimos a una reunión con el Arzobispado, les ofrecimos un elemento de canje, lo aceptaron parcialmente y propusieron devolver la mitad del terreno y, en la otra mitad, construir la capilla. Pero los vecinos no lo aceptan”, agregó Iglesias.

“El acto administrativo de donación es pleno y legítimo. Nosotros estamos tratando de llegar a un punto de acuerdo con el Arzobispado y algo hemos avanzado”, aseguró el jefe comunal.

 


Comentarios

Comentarios