Un perro genera discordia entre vecinos de Villa Nueva

Habitantes del barrio Cementista aseguran que el animal es agresivo y que su dueño lo deja suelto.

Un perro genera discordia entre vecinos de Villa Nueva
  • 0
  • 0

Una barriada de Villa Nueva en la que hasta hace poco reinada cierta tranquilidad, se ha vuelto conflictiva por un problema que parece no encontrar punto de acuerdo. Se trata del Cementista, un barrio semi cerrado ubicado en las calles Chile y Urquiza, en el que habita un perro que genera discordia.

Según comentó una de las reclamantes a MendoVoz, es un perro mestizo de gran tamaño “que ha lastimado a personas y a otros perros y sus dueños lo dejan suelto”. De hecho, uno de los canes que dice ha sufrido las peores consecuencias es precisamente un caniche mini toy de esta mujer, que ha sido atacado en dos oportunidades y en una de ellas debieron hacerle una sutura de 10 puntos.

“Yo no estaba cuando ocurrió ese ataque y a mi perro le pusieron 10 puntos. Lo llevó a la veterinaria el dueño del otro perro porque lo obligaron los vecinos que fueron testigos del hecho. Mi perro necesitaba quedar en observación y no lo quiso dejar internado”, comentó Marisa visiblemente enojada.

“El dueño es violento. Le fui a cobrar los gastos del veterinario que son $1.000 y me sacó a los gritos y dijo que no va a pagar; y por ley debe pagarlo, pero ¿cómo lo logro?”, agregó la vecina.

En el barrio Cementista conviven una gran cantidad de vecinos y Marisa no es la única que está molesta por esta situación. En el mes de junio le enviaron una nota al dueño del perro, firmada por la Unión Vecinal, en la que le pedían explícitamente que “arbitre todos los medios necesarios de seguridad para evitar que su mascota se encuentre en la calle del barrio sin bozal o correa sujetada por usted o algún miembro de su familia”.

 

“Que no esté más afuera”

Varios son los habitantes del lugar que creen que el sabueso es una amenaza y que debería estar guardado adentro de su casa.

“He sido testigo del primer ataque al perrito de Marisa, lo vi por la ventana, salí corriendo y se lo saqué de la boca, al perrito le dio un síncope y estaba desmayado por lo que pensamos que lo había matado. Hablamos con el dueño y le contamos, él dijo que era imposible, que yo le había dicho que el perro de él era asesino y que era mentira”, manifestó Valeria.

“Fui testigo del último ataque al perrito de Marisa, que le dicen Pichi. Vino un vecino a buscarme porque sintió el ladrido asustado. Cuando salí, lo tenía agarrado del cuello con la boca y Pichi estaba inconsciente. Sinceramente pensé que el perrito se había muerto”, dijo por su parte Sol a MendoVoz.

Pero al parecer el caniche no ha sido la única víctima. “Otra vez atacó a otro perro de al lado de mi casa, se agarraron muy fuerte, con la dueña del otro perro los quisimos separar y a ella le mordieron la mano. El perro es muy agresivo, muy violento, ladra a todas las personas que pasan, no es un perro para estar suelto porque un día no va a atacar a otro perro, sino que va a morder a un niño”, añadió Valeria.

“Lo que queremos es que el perro no esté más afuera y si lo sacan que lo hagan con bozal y correa porque es lo que corresponde. Mis perros están adentro, yo no los dejo salir. Me molesta mucho que los vecinos que tienen perros los saquen afuera porque tenemos patios muy grandes en el barrio y no es necesario”, se quejó la mujer.

“Es un perro que cuando lo ves te da temor pasarle por al lado porque te gruñe, y cuando le decimos al dueño que por favor no lo deje afuera, pone la excusa de que el perro no hace nada. Yo he escuchado como aparte de Pichi, agarra a otros perros que otros vecinos dejan salir por 15 minutos a la calle”, afirmó Sol. “Queremos que se haga algo con el perro y que el dueño entre en conciencia del tipo de perro que tiene. Somos varios los testigos y el dueño claramente no pretende hacer nada”, finalizó la joven.

 

“No se puede hacer nada”

Ante esta dramática situación que ha afectado la convivencia del barrio Cementista, Marisa aseguró que ha acudido a varias entidades a pedir ayuda pero nadie le da respuesta. “Averigüé en la Policía, en la Municipalidad y en la Fiscalía y me dijeron que no se puede hacer nada. La respuesta que me dieron es que hay que esperar a que muerda a alguna persona y esa persona ponga la denuncia”, dijo la mujer.

“Da bronca la impunidad. He escrito a todas las sociedades protectoras de animales y me dijeron que es mi responsabilidad por haber dejado salir a mi perro que es un mini toy”, agregó Marisa.

MendoVoz se comunicó con el encargado de la Veterinaria Móvil de Guaymallén, Alejandro Roverano, para saber qué se hace ante este tipo de situaciones y confirmó que se debe tener la denuncia en mano para que el Municipio pueda intervenir. “Una vez que recibimos la denuncia lo que se hace es tratar de sacar el animal de la calle, si es callejero, y si no advertirle al propietario del perro que lo tenga adentro y encerrado”, aclaró.

 

 

Descargo del dueño

Con la intención de escuchar a todas las partes intervinientes en el conflicto, MendoVoz habló con el propietario del perro en cuestión, a fin de conocer su postura.

“Ha habido dos episodios en los que ha participado mi perro y en uno de ellos otro perro atacó al mío, de hecho la dueña de ese perro me vino a pedir disculpas. En la otra oportunidad, un caniche se peleó con mi perro y yo me hice cargo de la situación y lo llevé (al caniche) a la veterinaria”, comenzó diciendo Darío. Y agregó: “Le ofrecí a la dueña si había algo más que pagarle pero le pedí que primero le pidiera disculpas a mi familia porque la había maltratado y no quiso”.

Según manifestó, su perro no es peligroso y se pelea con otros animales como cualquier sabueso. “Mi hijo tiene como 10 amiguitos que juegan en mi casa y nunca hemos tenido problemas. Tratan a mi perro como si fuera un bulldog y es solo un callejero”, expresó el vecino.

Asimismo, Darío aseguró que “hay muchos perros en el barrio y todos están en la calle”.  Y dijo que “desde el episodio en el que se peleó con el caniche, (su perro) no ha vuelto a salir a la calle”. De todos modos el denunciado pide que sea ley pareja para todos y si su perro no puede estar en la calle, “que ninguno esté en la calle”.

 

 

 


Comentarios

Comentarios