Conviven con una vecina que ha creado un basural

En el barrio Bonfati de Las Heras reina la preocupación por las condiciones sanitarias de una vivienda que ha infectado de roedores la zona.

Por Cinthia Molina
  • 0
  • 0

Por estas horas el barrio Bonfati, ubicado en el distrito El Plumerillo de Las Heras, se encuentra atravesado por una preocupación reinante que radica en las condiciones sanitarias de una vivienda que ha infectado de roedores la zona.

El punto en cuestión es que en una vivienda que se encuentra en la calle San Juan, entre Lucio Mansilla y Libertad (situada enfrente a la Planta Hormigonera de Las Heras, El Plumerillo), una vecina ha realizado una importante acumulación de desechos que se han convertido en caldo de cultivo de numerosos animales, roedores e insectos que tienen a mal traer a los vecinos del lugar. Principalmente, a los que habitan las viviendas colindantes.

En este marco, Roxana Descamts, vecina que vive en la parte delantera de la propiedad denunciada y que se divide en dos departamentos se comunicó con MendoVoz para hacer público su reclamo y pedir que las autoridades actúen de inmediato.

“Es sabido que estamos atravesando una difícil situación y todos tenemos miedo a un posible brote de Hantavirus en la provincia; y sin embargo, no se brinda solución a ésta situación que estamos denunciando con los vecinos. Es increíble la cantidad de mugre que tiene esta mujer en su casa, y ella convive con cinco niños pequeños y se encuentra embarazada”, comenzó su relato la vecina del Plumerillo.

Siguiendo la argumentación, Roxana expuso: “He hecho denuncias anónimas, le he mandado mensajes al intendente en las redes sociales y siempre me aseguran que van a mandar a inspectores -que vinieron en una ocasión a emplazarla- pero luego no sucede nada y ella sigue dedicándose a ‘cartonear’ porque no tiene más sustento que la Asignación Universal, esta situación es entendible pero ser pobre no implica ser sucio”.  

Según expuso la denunciante, la situación de la familia Orellano (quienes son señalados como los acumuladores de residuos urbanos) es complicada y monitoreada por la OAL; pero, y pese a ello, el “basural” en el que reside no es tomado en consideración por las asistentes sociales que los visitan a menudo.

“Puntualmente quiero resaltar que en la zona viven muchos ancianos enfermos y niños, negocios y todo el barrio se está llenando de ratas y es insoportable el olor que se siente, que ya ni siquiera podemos sentarnos una tarde en la vereda. Además, yo soy vendedora ambulante y trabajo con la manipulación de productos comestibles y temo por mi fuente de trabajo”, cerró el dialogo la vecina que hasta contactó al intendente Daniel Orozco por las redes sociales para pedirle una pronta solución.

 

Cartas en el asunto

Desde la Comuna señalaron que pondrán en análisis urgente la situación y alertaron a los vecinos a utilizar los medios formales de denuncia departamental comunicándose con el 0800-222-5900, o al WhatsApp 2612444821 para dar respuesta y seguimiento efectivo a los reclamos.  


Comentarios

Comentarios