En Las Heras los vecinos opinan sobre el MendoTran

Las quejas son variadas y las alteraciones con el nuevo sistema han puesto a los usuarios en pie de guerra. Acá las opiniones.

Por Cinthia Molina
  • 14
  • 0

A días de cumplirse una semana de la implementación del nuevo sistema de transporte público MendoTran el balance da cuentas claras de falencias, y de notables cambios a los que cientos de vecinos se resisten a lo largo y ancho de toda el área metropolitana provincial. En el departamento, la situación no es distinta y las opiniones se dividen prevaleciendo ampliamente el malestar y el enojo.

En Las Heras, los cambios de recorridos y de las paradas, la falta de señalización y la pérdida de tiempo con el trasbordo son los principales problemas. De esta manera, en una concurrida parada de colectivos, ubicada frente a la plaza departamental Marcos Burgos, una vecina que aguardaba el transporte público expresó: “Los colectivos de la línea 625 nos han perjudicado para llegar al barrio Belgrano (El Resguardo) porque ahora tenemos una sola línea que nos trae al centro del departamento cuando antes teníamos dos y la demora es considerable”.

Sumado a este aporte, Camila -Panquehua-, comentó que “los servicios se han reducido, hace más de 40 minutos que espero un micro cuando antes pasaban cada 20 minutos”.

Siguiendo con el reclamo vecinal, Norma -del barrio Municipal- también quiso hacer pública su situación “desde nuestro barrio y los alrededores tenemos dos líneas que nos traen al centro 660/655 y han estirado las frecuencias”. Aporte al que se sumó Pedro, un vecino que expuso: “No han pensado en las personas mayores y en lo difícil que se no ha hecho todo esto, para tomarnos un colectivo tenemos que caminar todo el centro y hay que estar en las paradas del micro como un animal. Nadie informa nada, pasan 200 micros y en cada parada hay más de 20 personas y que si nos ponen un fosforito nos prendemos fuego, yo escuche al secretario de Servicios Públicos y es un mentiroso”.

En esta misma línea, Roberto (otro vecino del barrio Municipal) expuso que para llegar al hospital Central hay que caminar ocho cuadras y 11 hasta la terminal de ómnibus provincial ya que los colectivos más cercanos dejan a los pasajeros en la calle Patricias Mendocinas y Colón. “Es ilógico que no hayan reformulado esto, no prevén que una persona tenga que caminar 11 cuadras con una valija hasta la terminal, es una locura lo que han hecho”, comentó con notable enojo.

“Las frecuencias son malas he estado hasta 45 minutos esperando un micro que da mil vueltas, los micros siguen rotos, sin aire acondicionado y prestan un servicio pésimo que nos deja a trasmano. Además, con esta implementación van a terminar de matar la zona comercial del centro porque es más engorroso ir a comprar allí, hay que dar una vuelta enorme y que perjudica muchísimo a los adultos mayores que tienen que caminar más cuadras, te da pena verlos como van de un lado a otro, no han pensado en la gente”, relató Patricia, del barrio Cano.

En resumidas cuentas, y a casi una semana de su implementación, el nuevo sistema de transporte público provincial ha dado mucho de qué hablar ocasionando considerables alteraciones en la rutina de los vecinos.


Comentarios

Comentarios