“La base de la docencia es el diálogo y la humildad”

Fueron las palabras de la docente lujanina Beatriz Beltrame, quien fue distinguida y homenajeada por la Provincia.

Por Redacción MendoVoz
  • 0
  • 0

Tras 34 años de servicio a la educación mendocina, la docente jubilada Beatriz Beltrame fue reconocida con un emotivo acto de celebración por su jubilación en la escuela N° 1-715 René Favaloro, de Luján de Cuyo, última institución en la cual se desempeñó como maestra de grado.

La humildad y dedicación ferviente que Beltrame le dedicó a su carrera, le han valido para ser respetada y agasajada por las autoridades máximas de la Dirección General de Escuelas (DGE) y sus colegas. Este lugar no lo obtuvo fácil, según destacó la misma docente, tuvo que pasar por muchas situaciones de adversidad y “entender que todos los días se puede aprender algo nuevo, para poder disfrutar de esta maravillosa profesión”.

Ante el homenaje que le realizó el director de la DGE, Jaime Correas, la mujer indicó a Mendovoz: “Para mí fue un orgullo enorme y que haya dicho unas palabras tan lindas, sinceramente, me sorprendió y fue una satisfacción personal que no tiene precio, ya que no todos tenemos este placer”.

Respecto a sus años como docente y al frente de numerosos niños y adultos, Beltrame, de 58 años y vecina de Carrodilla, contó cómo logró ganarse el respeto de sus compañeros, alumnos y padres de las instituciones por las que pasó.

“Primero, hay que abrirle las puertas de la escuela a los padres, a la comunidad y escucharlos, porque ellos también tienen problemas, también tienen inquietudes y temores. Yo siempre les permití que vieran donde estaban sus hijos, qué era lo que hacían. Hay que demostrarles, escucharlos y hacerles entender que podemos hablar con respeto, para lograr juntos que el chico este mejor. El problema, en la mayoría de los casos, es que se está perdiendo el respeto por el otro, y eso es grave”, reflexionó.

Y, añadió: “La mejor enseñanza que me dejó esta profesión es entender que la base es el diálogo y humildad de reconocer que no sabemos todo, que siempre hay algo que seguir aprendiendo. Me dejó el reconocimiento de la gente, que uno tiene que saber a ser cauteloso con las cosas que dice, porque le pueden cambiar la vida a algún chico. Y esta es la mejor parte, cuando cruzas a tus ex alumnos de grandes y te dicen que siguieron un consejo tuyo. Eso te llena el alma y no tiene pecio”.

Luego del reconocimiento, la directora de la escuela Favaloro, Iris Eugenia López, en diálogo con Mendovoz, contó que Beatriz es una persona admirada y respetada por sus compañeros y comunidad, gracias a las cualidades que presenta y valores que tiene la mujer. “Es un lujo haberla tenido en nuestra escuela. Siempre ha tratado de mediar ante las diferentes situaciones docentes, alumnos y familias. Es muy querida por nuestra comunidad y respetada por sobretodo”, concluyó.

En cuanto al director de la DGE, agradeció con ahínco a Beltrame por su constante trabajo, predisposición y colaboración, en cuanto a que, ya jubilada, Beatriz sigue aportando día a día su vasto conocimiento sustentado en una amplísima trayectoria de calidad como profesional de la educación.

 


Comentarios

Comentarios