Hormonas sexuales y sus transformaciones en la morfología neuronal

Desde el Conicet y mediante un estudio, se evaluó cómo el estrógeno y la progesterona promueve el avance de nuevas conexiones impulsando la plasticidad, interconexión y transmisión neuronal.
jueves, 05 de diciembre de 2019 · 07:00

Las hormonas sexuales son fundamentales en el cuerpo, ya que son nada más ni nada menos que las encargadas de la difusión, supervivencia y diferenciación muscular. El estrógeno y la progesterona, especialmente, controlan la plasticidad neuronal, facilitan la recuperación y restructuración cerebral 

En un estudio publicado por la revista Neuroendocrinology, investigadores que trabajan en Conicet, determinaron nuevos motivos por los que las hormonas sexuales son importantes, como por ejemplo la formación de espinas dendríticas, estructuras primordiales para la memoria, cognición y aprendizaje. Por otra parte la modificación en los niveles hormonales están asociados a la aparición de enfermedades tales como el Alzheimer, Parkinson o demencia.

 Ángel Matías Sánchez, investigador del Conicet y encargado del Laboratorio de Transducción de Señales y Movimiento Celular en el Instituto de Medicina y Biología Experimental de Cuyo (Imbecu, Conicet-UnCuyo) decía: “Las hormonas sexuales inducen cambios en la morfología neuronal y promueven la formación de espinas dendríticas mediante el control de proteínas claves que forman el citoesqueleto actínico”

El científico, además explicaba que estas hormonas  (el estrógeno y la progesterona) promueven la capacidad de formar nuevas espinas dendríticas e impulsan la plasticidad y transmisión entre las neuronas.

Por otro lado Marina Flamini, investigadora del Conicet, dijo: “Si bien sabíamos que tanto los estrógenos como la progesterona influyen en el desarrollo neuronal embrionario y continúan actuando sobre neuronas maduras, nuestras investigaciones sirvieron para comprender cómo ambas hormonas promueven cambios en la plasticidad, interconexión y transmisión neuronal, lo que promete importantes implicaciones biológicas y médicas”

Los científicos lograron demostrar que la pérdida de función o activación de proteínas reguladoras claves del citoesqueleto actínico (CORTACTIN, WAVE1 y Complejo ARP2/3) determinan una notable inhibición en la formación dendrítica neuronal que podría estar vinculada con un déficit de memoria y aprendizaje:

Los investigadores afirman que la pérdida de función o activación de proteínas importantes para el citoesqueleto actínico, influyen en un grado alto de inhibición en la formación dendrítica neuronal que está directamente asociada a la falta de memoria y aprendizaje.

 Ivonne Uzair, becaria doctoral del Conicet en el Imbec aseguró que esto se debe a que algunos trastornos degenerativos asociados con disminución o pérdida de estrógenos y progestágenos podrían deberse, en cierta medida, a la falta de activación y control de las proteínas WAVE1 y CORTACTIN por parte de estas hormona.

Como última declaración, Sánchez asegura que: “Estos eventos que controlan la plasticidad neuronal son fundamentales para el delicado funcionamiento del sistema nervioso central, determinando el grado de conocimiento, memoria y aprendizaje. Futuras investigaciones conducirán a una mejor comprensión de los esteroides sexuales sobre el control dinámico de la fisiología cerebral, lo que podría ayudar al desarrollo de nuevos fármacos para las terapias endócrinas contra importantes enfermedades neurológicas”