Zapata 'revive' cien años después

La figura del guerrillero resurge en el país y su figura se agiganta a través de homenajes.

Zapata 'revive' cien años después
Por Ansa Latina
  • 0
  • 0

La figura del guerrillero Emiliano Zapata, famoso por su lema "Tierra y Libertad" durante la Revolución Mexicana de 1910, resurge en el país y su figura se agiganta a través de homenajes, coloquios, memoriales y diversos actos de evocación al cumplirse mañana 100 años de su asesinato.

El ministerio de Cultura organizó un coloquio en las ciudades de Cuernavaca y Cuautla, estado de Morelos, donde nació el famoso rebelde de piel oscura y gran bigote, donde participaron conocidos historiadores como el argentino Adolfo Gilly y los mexicanos Enrique Semo, Josefina Zoraida y Javier Garciadiego.

Además, se organizó un foro en el teatro Narciso Mendoza de Cuautla, para hablar de "la influencia del zapatismo en las luchas populares" con la participación de especialistas como Ariel Rodríguez Kuri, Felipe Ávila, Juanita Guerra, Carlos Barreto y Romana Falcón.

 El vasto repertorio de actividades conmemorativas para recordar al llamado "Caudillo del Sur", asesinado el 10 de abril de 1919 en la localidad de Chinameca, según algunos expertos por órdenes del entonces presidente Venustiano Carranza, se extenderá más allá del mes de abril.

El general Jesús María Guajardo, quien fingió haber roto su alianza con Carranza, le dio muerte cuando iba a entregarle un cargamento de municiones como prueba de fidelidad, según los historiadores.

Zapata emerge como uno de los más influyentes y respetados líderes militares y campesinos de la guerra civil que inició tras la salida al exilio del dictador Porfirio Díaz, que gobernó con mano de hierro durante más de tres décadas al país. Quizá sólo Pancho Villa, otro de los héroes de la Revolución Mexicana, se equipara a su fama y su impacto a nivel mundial.

El legendario insurgente, uno de los héroes nacionales más venerados del país, cuya iconografía aparece en calles, estatuas y monumentos diversos del país, es considerado un símbolo de la resistencia campesina en México. Emiliano Zapata fue jefe del llamado Ejército Libertador del Sur y se le considera un ideólogo e impulsor de las luchas sociales y los reclamos de justicia social, libertad, igualdad, democracia social, propiedad comunal de las tierras y el respeto a las comunidades indígenas, campesinas y obreras de México.

Los ministerios de Cultura, Gobernación, Defensa Nacional y Educación Pública participan en coordinación con entes gubernamentales como el Banco de México (central), la Cámara de Diputados, y los gobiernos de la capital y el estado de Morelos en las ceremonias por el centenario luctuoso.

Entre otras actividades, se inauguraron muestras como una exposición de fotografías de gran formato en el Zócalo, la principal plaza pública de la capital y otra llamada "Pasajes de la vida y obra de Zapata" en el corredor Zócalo-Pino Suárez del tren subterráneo de Ciudad de México.

Zapata es actualmente objeto de grandes reflexiones por parte de los estudiosos de su vida.

"Es una figura doblemente mitificada: por la historia oficial y por la cultura popular", señaló Pedro Ángel Palou, autor de la biografía novelada "Zapata".

"La leyenda comenzó casi al día siguiente de su muerte", afirma a su vez Felipe Avila, autor del libro "Tierra y libertad. Breve historia del zapatismo".

"Hubo testimonios que decían que el cadáver no se parecía al cuerpo de Zapata, que tenía una cicatriz en el pecho que no mostraba el acribillado. Se decía que se había ido a Guerrero, a Centroamérica, o a Arabia Saudita", señala.

Según el historiador Salvador Rueda Smithers, director del Museo Nacional de Historia de México, "ningún otro personaje de la historia de México está presente en la actualidad como Zapata".

"En todos lados se reconoce, se sabe alguna de sus historias o sus frases, inventadas o no. Es un hombre que carga el símbolo de la posible justicia", expone.

El prócer también ha sido mitificado a través de la pantalla gigante con filmes memorables como "Emiliano Zapata", rodado en 1952, en Texas, dirigido por el famoso cineasta estadounidense de origen griego Elia Kazan y protagonizado por Marlon Brando, inspirado en la novela de John Steinbeck.


Comentarios

Comentarios