La Paz conmemoró la Tragedia de Alpatacal

Con diferentes actos recordaron la fatídica jornada que enlutó a Argentina y Chile.

Por Redacción MendoVoz
  • 0
  • 0

El pasado fin de semana, el departamento La Paz vivió con mucha emoción la culminación de los actos programados para conmemorar los 92 años de la Tragedia de Alpatacal. Aquella fatídica jornada, que enlutó a los países de Argentina y Chile, ha tenido siempre este tipo de acciones por parte de los paceños.

Como parte del acto, arribaron al Rincón Sanmartiniano los jinetes que formaron parte de la cabalgata que recorrió el trayecto desde el lugar de la tragedia hasta la Villa Cabecera de La Paz. La cabalgata fue liderada por quienes portaban las enseñas patrias de ambos países.

Posteriormente, en el Museo Municipal Cacique Corocorto, se desarrolló un emotivo acto conmemorativo donde los jinetes entregaron un legado que será atesorado en el lugar. Además, recibieron de manos del intendente, Diego Guzmán reconocimientos por permitir con su aporte mantener vivo en el recuerdo ese momento histórico, que a pesar de lo fatídico, ha logrado hermanar aun más a argentinos y chilenos.

La Tragedia de Alpatacal (Wikipedia)

Fue un accidente ferroviario ocurrido el 7 de julio de 1927​, a la altura del departamento La Paz, en la provincia de Mendoza. Murieron 30 personas,​ 12 de ellos cadetes militares chilenos, por lo que se la considera como una de las grandes tragedias militares chilenas ocurridas en tiempos de paz.

El gobierno chileno del Presidente Emiliano Figueroa Larraín había recibido la invitación de su par argentino Marcelo T. de Alvear para que la Escuela Militar del Libertador Bernardo O'Higgins desfilara el 9 de julio de 1927 junto a las Escuelas de Oficiales de Uruguay, Paraguay y Brasil, que también habían sido invitadas, con ocasión de las solemnes celebraciones de la independencia nacional Argentina​ y del centenario del prócer argentino Bartolomé Mitre.​

Cuando el Presidente de la República, le manifestó al Ministro del Interior, Coronel Carlos Ibáñez del Campo, sus aprensiones para aceptar la invitación, porque las grandes nevadas de la cordillera podrían entorpecer el viaje de los muchachos, éste le contestó: "Si fuera necesario, que atraviesen la cordillera a pie; para eso son soldados".

Pero los viajeros no tuvieron ningún problema en la travesía a bordo del Ferrocarril Trasandino. Viajaban dos compañías de cadetes comandadas por el Director de la Escuela, Coronel José María Barceló Lira,​ la primera de ellas a cargo del Capitán Guillermo Aldana y los tenientes Stringe, Garrido, y Sagüés. La segunda iba al mando del Capitán Guillermo Rosa y los tenientes Andrade, Miranda, y Gundelach.

Después de un cálido recibimiento en Mendoza, en el Regimiento de Infantería N° 16, la delegación chilena prosiguió su viaje a Buenos Aires. En la pequeña Estación Alpatacal, por la que pasaba a gran velocidad arrastrado por dos locomotoras, en la madrugada del 7 de julio, el convoy que transportaba a los cadetes chocó de frente con otro que esperaba para partir,​ descarrilando ambos. 

Los vagones se tumbaron y se aplastaron, luego se desató un incendio en el momento que los cadetes viajaban durmiendo. Trágicamente fallecieron 12 y quedaron heridos 31, de los cuales 10 eran graves y 21 leves. Cuando fueron a extraer de los hierros retorcidos y maderas astilladas al Coronel Barceló dijo: "Salven primero a mis cadetes",​ no obstante, los demás trataron de sacar a sus compañeros de las llamas, oyéndose los gritos de algunos al morir sin poder hacer nada para librarlos. 
 


Comentarios

Comentarios