Retiran pararrayos para evitar la muerte de aves

Tras la denuncia realizada por la Fundación Cullunche por la muerte de un Águila Coronada, tomaron cartas en el asunto.

Por Iván Charello, para MendoVoz
  • 0
  • 0

La semana pasada MendoVoz compartió detalles de una denuncia pública realizada por la Fundación Cullunche ante el hallazgo de un Águila Coronada muerta en un cable de electricidad unifilar en La Paz. El hecho se registró en la ruta 51 en una línea que pertenece a la Empresa Distribuidora de Electricidad Del Este (EDESTE).

En aquella oportunidad Jennifer Ibarra, veterinaria y presidenta de la fundación le comentó a MendoVoz: “No es la primera vez que pasa. En el lugar hay restos de aves que anteriormente han sido electrocutadas. Creemos que parte de la responsabilidad de las empresas de electricidad de la provincia de Mendoza tiene que ver con proteger las aves rapaces. Hay que hacer una revisión de toda la línea y en todos los lugares posibles de que estas aves se posen”.

Ibarra había dado aviso a la Dirección de Recursos Naturales Renovables de la provincia con el fin de que se llevaran a cabo acciones conjuntas para solucionar esta problemática. Finalmente, ese reclamo fue escuchado por la empresa prestadora del servicio eléctrico que rápidamente tomó cartas en el asunto. 

“Les informamos a nuestros seguidores que a raíz de nuestra denuncia pública sobre la muerte de un águila coronada y otras aves rapaces en un tendido eléctrico en La Paz, la empresa EDESTE, responsable de lo ocurrido, rápidamente continuó desinstalando los pararrayos conectados a la línea eléctrica y que provocan las muertes de las aves”, expresó la Fundación Cullunche a través de un comunicado en sus redes sociales.

La preocupación radicaba en que el águila coronada es un ave en peligro de extinción. Habita en la región de montes ya que requiere este tipo de vegetación y sobre todo de la presencia de algarrobos altos para hacer sus nidos. Es una gran consumidora de serpientes principalmente, por lo que resulta muy útil para el ecosistema.

“Las muertes de rapaces por tendidos eléctricos es una problemática que se da a lo largo de todo el país. La responsabilidad social empresarial también tiene que ver con impedir el daño al ambiente y a los animales y de resarcirlos”, culminó el comunicado.

MendoVoz volvió a comunicarse con Ibarra y ella destacó: “Fui a la Dirección de Recursos Naturales a llevar el informe de la necropsia del ave muerta y de los restos encontrados en el suelo ya que el resultado confirmó que han sido muertes por electrocución y en total, al menos en ese lugar, han sido seis las aves muertas. Además del águila coronada, las otras aves muertas correspondían a otras especies”.

“Nobleza obliga decir que apenas se hizo la denuncia ese mismo día la empresa se puso a trabajar en quitar los pararrayos, ya que habían puesto uno cada cinco postes. Era una trampa mortal y tuvimos la suerte que EDESTE rápidamente comenzó a retirarlos. Estamos agradecidos del accionar que han tenido en estos días”, culminó Ibarra.


Comentarios

Comentarios